Microsoft Office 2008 for Mac

Microsoft Office 2008 for Mac
13 de abril, 2008

Los aficionados al mundo Apple hemos esperado mucho para ver la nueva versión de Office 2008, mucho más integrada con el entorno de Mac OS X y que, a diferencia de desarrollos anteriores, no parece una simple adaptación del mundo PC. Ahora todo es más intuitivo, más fácil, más rápido y la caja flotante de herramientas tiene el protagonismo definitivo, al estilo de aplicaciones tan conocidas como Photoshop.

Ha pasado mucho tiempo desde el lanzamiento de la versión del Office 2004 para Mac, que estaba pidiendo a gritos una renovación urgente. La nueva versión no ha defraudado ni siquiera a los más críticos, máxime por que se trata de un binario universal optimizado para los procesadores Intel, pero compatible con la vieja plataforma Power PC de Apple. De esta forma, se mantiene la filosofía de Apple de compatibilidad hacia atrás, dando un poco más de vida a los propietarios de equipos más antiguos. En todo caso, las ventajas se notan nada más instalarla: es más fluida y rápida que su antecesora, sobre todo en el uso de la propia aplicación, donde cargar plantillas, introducir modificaciones, cambiar estilos, etc. se hace con total facilidad. De hecho, se aprecia una espectacular mejoría de la estabilidad frente a lo que ocurría anteriormente, donde los cierres inesperados o los errores de la aplicación ocurrían de vez en cuando incluso en los sistemas más estables y nuevos.

Antes de entrar a analizar el profundidad las nuevas características de Office 2008, vamos a dar un repaso a las tres versiones que vamos a poder encontrar: la Home and Student Edition (149 euros), la versión estándar con herramientas para Automator de Mac OS X (la que analizamos en esta ocasión) y una variante llamada Special Media Edition (699 euros), con Expression Media, una aplicación enfocada a profesionales del diseño y con la que es posible organizar librerías digitales con foto, audio y vídeo.

Galería de proyectos y Word

Comenzaremos el análisis hablando de la ya conocida Galería de proyectos, que se reafirma como el punto de partida ideal para comenzar a crear cualquier documento, máxime tras ver cómo el número de plantillas prediseñadas ha crecido considerablemente. Centrándonos en las aplicaciones, la gran novedad de Word es que deja de ser un simple editor de textos, para convertirse en un entorno apto para el diseño de publicaciones. Con ello, se asemeja mucho al exitoso Pages de Apple, al que supera en algunos aspectos, como la facilidad para manejar las cajas flotantes y la adaptación de los contornos de texto a las imágenes utilizadas. En este sentido, las primeras pruebas creando publicaciones han sido más satisfactorias que con Pages. Eso sí, aunque las plantillas no son ni mucho menos escasas en Office, las de Pages resultan mucho más llamativas y profesionales que las incluidas en Office 2008.

En cualquier caso, podemos utilizar Word como hasta ahora, u optar por el modo de diseño de publicaciones, pasando a diseñar páginas con total libertad, añadir cuadros, textos e imágenes flotantes que podemos distribuir a placer. Además, contamos con una nueva barra llamada Galería de elementos, desde donde podemos insertar rápidamente en nuestro documento vistosas portadas, encabezados/pies, tablas, calendarios, gráficos, organigramas o títulos artísticos con sólo unos pocos clics. Con esto, Microsoft viene a suplir la inexistencia de una versión de Publisher para Mac, y coloca un gran gol al Pages de Apple.

Excel y sus mejoras visuales

El veterano Excel es quizá la aplicación que menos novedades incluye a nivel interno, aunque sí encontramos algunas realmente interesantes. Por una parte, en la nueva ventana de Excel también localizamos la ya comentada Galería de elementos, desde donde también podremos insertar infinidad de elementos, aunque brillan con luz propia los gráficos SmartArt, para crear pirámides o árboles jerárquicos, entre otros, con un mínimo esfuerzo. Y es que precisamente la creación de gráficos estadísticos u organizativos ha mejorado de manera exponencial, contando con infinidad de opciones para cambiar colores, colocarlos en 3D, probar con diferentes tipos de gráficos cambiando entre ellos en cuestión de segudos e, incluso, volcarnos a un fichero de imagen para incrustarlos en cualquier otro documento con un solo clic.

El otro punto que ha sido tremendamente mejorado ha sido el nuevo Generador de fórmulas. Gracias a él, los usuarios esporádicos de las formulas de Excel ya no tendrán que andar consultando la ayuda del programa o buceando en Internet en busca de esa expresión que necesitan escribir. Gracias a este nuevo componente, crear una fórmula es tan simple como seguir un breve asistente que nos muestra en pantalla las operaciones matemáticas disponibles, haciendo por nosotros todo el trabajo de escribir los códigos de fórmulas. Todo ello incluido en la caja de herramientas flotante de la parte derecha de la pantalla, que va cambiando de opciones a medida que nos encontramos realizando determinadas tareas. El resultado es que la usabilidad del nuevo Excel, una vez nos hemos acostumbrado, ha mejorado exponencialmente.

PowerPoint y Entourage

Seguimos con las dos aplicaciones restantes, empezando con PowerPoint, que no ha sufrido grandes cambios en su concepción, pero sí ha mejorado mucho en lo que se refiere a plantillas, recursos gráficos, imágenes prediseñadas, transiciones, efectos, etc. De nuevo aquí, el centro de atención gira en torno a la nueva Galería de elementos que también encontramos en la parte superior de la ventana, y la caja de herramientas flotante de la parte derecha, que ahora es mucho más completa que su antecesora y muestra unas opciones más accesibles y sencillas, que incluso nos permite editar fotografías directamente y realizar pequños retoques a nuestras imágenes. Entre las novedades más curiosas, encontramos la inclusión de una opción que permite enviar la presentación directamente a iPhoto en formato de imagen, aunque por ahora no se nos ha ocurrido una aplicación para ello ;-).



La última aplicación que revisaremos es Entourage, la alternativa al Outlook de Windows para entornos Mac OS X. Por desgracia, aunque esta aplicación de mensajería y organización personal ha sufrido mejoras visuales y funcionales, sigue estando muy lejos de las posibilidades y potencia del Outlook para Windows. Entre las novedades más apreciables encontramos una nueva y omnipresente caja llamada My Day, que nos muestra en una ventana flotante (siempre en primer plano) las tareas y citas del día. Una manera de tener siempre presente nuestra agenda y tareas para el día en curso que, sin embargo, a nosotros nos terminó resultando algo incómoda; los usuarios que trabajen con una pantalla de grandes dimensiones o más de un monitor probablemente no les molestará demasiado perder parte de su pantalla en este componente. Sin embargo, trabajando con un portátil o una pantalla limitada esta ventana flotante termina siendo un incordio.

Eso sí, al contrario de lo que ocurre con el cliente de correo Mail que encontramos en Mac OS, Entourage recurre a la misma solución que su hermano de PC: almacenar toda la información de correo, agenda, contactos, etc. en un único fichero de datos. Esto supone que programas de copia de seguridad como Time Machine, que sólo copian los ficheros que han cambiado desde el último backup, deban copiar todo el fichero ante el más mínimo cambio. Y dado que hoy día no es complicado encontrar almacenes de correo de varios gigabytes de tamaño, los tiempos de copia se alaragarán considerablemente, lo mismo que el espacio necesario para ellas, ya que Time Machine guardará una copia de cada fichero, aunque éste sea inmenso.

  • Share This