Acer Aspire M5100, precio y más

Acer Aspire M5100, precio y más
11 de mayo, 2008

Una excelente alternativa para los que busquen un equipo de precio realmente asequible, sin que por ello deban de renunciar a una configuración suficiente para ejecutar las aplicaciones actuales. Ello lo hace posible su AMD Phenom X4, los 2 Gbytes de RAM y la gráfica Nvidia con 256 Mbytes RAM de memoria de vídeo. Eso sí, echamos de menos más disco duro (cuenta con 160 Gbytes) y conectividad WiFi.

Aunque durante años ha sido líder en el segmento de ordenadores portátiles, Acer está metida de lleno en una dura lucha por hacerse un hueco digno en el segmento de servidores empresariales, y ordenadores de sobremesa. En esta ocasión ha llegado hasta el Laboratorio de MuyComputer uno de los últimos lanzamientos en el segmento de uso personal o de pequeña oficina, y más concretamente el Acer Aspire M5100. La gran novedad de este equipo es que esta gobernado por un procesador AMD Phenom X4 9500 a 2,2 GHz que, hoy por hoy, aún encontramos en pocos máquinas del mercado. Pero sobre todo, destaca el ajustado precio de este PC, máxime si tenemos en cuenta que cuenta con una cantidad de RAM (2 Gbytes) adecuada para ejecutar Windows Vista con soltura, y una gráfica que, sin ser una bomba en prestaciones, ofrece un rendimiento óptimo para un buen número de aplicaciones de vídeo y juegos no demasiado exigentes.

Nada más sacarlo de la caja nos encontramos con un chasis en formato semitorre ATX clásico: fuente de alimentación superior, placa base Mini-ATX para ahorrar espacio, y un ventilador de 8 cm ubicado en la parte trasera, a la altura del procesador que extrae el aire caliente del interior. Estéticamente, ofrece un acabado razonable para el precio que tiene, con un estética elegante gracias a que se presenta íntegramente en color negro. El frontal esta bien resuelto, con cuatro puertos USB colocados en su parte superior, junto a los conectores de entrada y salida de audio. De esta forma, será tremendamente cómodo conectar memorias flash USB, o enchufar auriculares o micrófonos para videoconferencia sin complicaciones.

Justo debajo encontramos las dos bahías de 5,25″, una de las cuales esta vacía, y libre para que podamos instalar una unidad óptica adicional. En cualquier caso, ambas cuentan con la clásica tapa plástica, que se abate al ser expulsada la bandeja del lector óptico. Es un sistema bastante resultón a nivel estético, aunque a nosotros no termina de convencernos a largo plazo, pues las tapas terminan rompiéndose o atascándose. Por último, en la parte inferior encontramos un lector multitarjeta 18 en 1, que soporta prácticamente todos los tipos de tarjetas de memoria que podamos necesitar conectar.

Una configuración bien resuelta

Centrándonos en la configuración, el procesador AMD Phenom ofrece un nivel de prestaciones razonablemente bueno para un uso generalista que, lo mismo deba enfrentarse a las herramientas ofimáticas más típicas (como el Office de Microsoft), que a navegadores Web, clientes de correo electrónico o cualquier otro programa de uso habitual. No estará demasiado a la altura para la edición de vídeo o la ejecución de juegos exigentes, aunque tampoco se pretende. La gráfica Nvidia GeForce 8400GS con 256 Mbytes ofrece un nivel de prestaciones muy “normalito”, como lo demuestra nuestra prueba 3DMark06. Eso sí, será más que suficiente para disfrutar de la interfaz Aero de Vista, reproducción de vídeo digital, aplicaciones multimedia y otras necesidades convencionales que se pongan por delante. Eso sí, a destacar que la propia placa base integra una gráfica de la propia AMD (motor gráfico de ATI), aunque se encuentra inutilizada por la presencia de la gráfica de Nvidia. Es un detalle que no hace daño y que como cosa positiva nos permitirá seguir trabajando sin gasta ni un euro en caso de que la gráfica de Nvidia falle por cualquier causa.

Respecto a las cosas que echamos de menos, hay que recordar que el equipo se entrega sin conectividad WiFI, algo incomprensible teniendo en cuenta los tiempos que corren y el potencial público objetivo del equipo (usuarios residenciales y de pequeña oficina). También nos sorprende la escasa capacidad de almacenamiento: 160 Gbytes son una cifra escasa hoy por hoy, y subir a una unidad de 250 o más Gbytes supone una diferencia mínima de precio. El teclado y el ratón USB son para cubrir el expediente, mientras que se aprecia la ausencia de altavoces. El software incluido, por su parte, es el mínimo imprescindible que pediríamos en un equipo de su segmento: herramientas ofimáticas básicas (MS Works), suite de seguridad con 90 días de prueba (Norton) y los programas necesarios para grabar CD/DVD.

Nuestras conclusiones

En todo caso, no podemos pedir mucho más por 499 euros, IVA incluido. A cambio Acer nos ofrece un equipo que podríamos englobar en un segmento medio de prestaciones, rodeado de buenos detalles, con una calidad media/alta, y perfecto para el que quiere un PC apto para un uso general, y avalado por una marca que le ofrezca garantías, pero que no quiere gastarse mucho dinero. Para ellos, este Aspire M5100 será una excelente solución, ya lo necesiten para un ámbito más doméstico, como para pequeña oficina. Eso sí, se escapa del mercado corporativo por una sencilla razón: incluye Windows Vista Home Premium, un sistema no apto para integrarse en dominios de red e infraestructuras más serias.

Resultados de las pruebas

  • Share This