Firefox 3: a comerse el mundo

La versión final de Firefox 3 “Gran Paradiso” ya está con nosotros, y lo hace acompañada de pequeñas y grandes mejoras tanto a nivel interno (con una gestión de memoria mucho más eficiente) como externo. Nuestro veredicto: formidable. De hecho, tras haber podido analizar su funcionamiento en gran número de versiones previas, Firefox 3 ya es casi un viejo conocido cuyas mejoras en la interfaz son muy importantes.

 

Mucho ha llovido desde que la organización Mozilla Foundation presentara su famoso Firefox 2.0 “Bon Echo”: aquel 24 de octubre de 2006 tuvimos la oportunidad de acceder a algunas características realmente importantes que luego se fueron contagiandoa  otros desarrollos similares. Por ejemplo, la restauración de las sesiones de usuario, que nos permitían recuperar todas las pestañas que teníamos abiertas tras el cierre voluntario o involuntario (por un cuelgue del SO normalmente). El gestor de motores de búsquedas y el soporte de feeds RSS lo colocaron entonces como un excelente navegador, que sin embargo se veía afectado por algunos problemas, siendo el más polémico y debatido el de la gestión de memoria.

Ese apartado ha centrado muchos esfuerzos por parte de Mozilla Foundation, cuyo equipo de desarrolladores ha logrado que Firefox 3 se comporte mucho mejor en este apartado. Sin embargo, esta ha sido sólo una porción de la realidad que nos presenta Firefox 3, y que con mejoras en virtualmente todos los apartados se sitúa como un navegador que sigue respondiendo las peticiones de los usuarios. Así lo demuestran los cambios realizados en la barra de direcciones, la gestión de complementos o la propia gestión de favoritos.

 

Para este análisis nos hemos basado en un excepcional documento de Deb Richardson, una programadora del equipo de Mozilla Foundation encargada de esta versión. Ese desglose de las características y novedades de Firefox 3 sirve como guión para este análisis, al que aportamos nuestros propios puntos de vista.

 

Gecko se hace mayor

 

Una de las principales novedades internas de Firefox 3.0 es la presencia del nuevo motor de renderizado de Mozilla Foundation, Gecko 1.9, que entre otras cosas hace uso de la librería de gráficos Cairo para todos los elementos visuales que se “dibujan” durante las sesiones con el navegador. Los usuarios de Linux ya conocemos Cairo por su implicación en varios proyectos relacionados con las interfaces visuales en este sistema operativo, pero su aplicación a Gecko para el renderizado de páginas web es toda una novedad, y muy importante.

 

Junto a esa importante inclusión de Cairo, en Gecko 1.9 existe un mejor soporte de estándares web, y de hecho la utilización de este motor permitió a Firefox 3 pasar los tests Acid 2 que evalúan el soporte de tecnologías y lenguajes utilizados en Internet. La puntuación en el test Acid 3 aún no es perfecta (71/100 cuando hicimos las últimas pruebas), pero es muy probable que se logre superar dicha prueba durante alguna de las versiones de la rama de Firefox 3.

 

 

Sin embargo, existe una pequeña desventaja de la inclusión de Cairo como librería gráfica en Firefox 3.0: es tan novedoso que los sistemas operativos “obsoletos” de Microsoft no podrán funcionar con Firefox 3. Cairo no es compatible con Windows 95, 98, Me o Windows NT, por lo que si usáis alguno de estos SSOO, no podréis utilizar Firefox 3.0 normalmente. Lo mismo ocurre con los usuarios de Mac OS X: sólo aquellos con Mac OS X 10.4 o superiores podrán hacer uso de este navegador, tal y como se especifica en los requisitos de sistema que Mozilla publicó ya hace tiempo.

 

Un navegador “sostenible”

 

Ahora está muy de moda tratar de desarrollar e implantar tecnologías de forma que sean respetuosas con el medio ambiente y que beneficien el futuro de los recursos en las que se basan. Y algo así le ha sucedido a Firefox 3, que ha corregido en gran medida su excesivo apetito por la memoria de nuestro ordenador y que gracias a una nueva función de gestión de memoria llamada jemalloc consigue reducir el consumo de memoria de forma notable.

 

 

Todo el fundamento de este gestor y de sus resultados en Firefox 3 está explicado de forma detallada en un post de uno de los desarrolladores de este navegador, que en su blog llamado Paulov describe como la fragmentación de la memoria era uno de los problemas por los cuales las anteriores versiones eran demasiado “glotonas” con ese recurso. El nuevo jemalloc reduce esa fragmentación, y junto con esta mejora se añaden otras que afectan a las referencias entre objetos (“ciclos”), los periodos de expiración de las cachés o la forma en la que se almacenaban los datos de formatos gráficos. Todos esos cambios han permitido que Firefox 3.0 llegue a utilizar hasta un 60% menos de memoria que su predecesor según los tests de este desarrollador, una cifra impresionante que hará que las críticas en este apartado desaparezcan por fin.

 

 

Los buenos resultados de Paulov fueron luego confirmados por un estudio de John Resig, que en su blog analizó el comportamiento de la gestión de memoria de varios navegadores, y que comprobó que Firefox 3.0 era en todos los apartados de sus pruebas el que mejor se comportaba con diferencia.

 

Un sinfín de novedades

 

La evolución de muchas de las características de este navegador ha sido sorprendente: cuando uno cree que la usabilidad es excelente, llegan los desarrolladores de Firefox a demostrarnos que en realidad todo era muy mejorable. En Firefox 3.0 existen cambios notables en algunas de las utilidades más importantes, todos ellos destinados a hacer que nuestro trabajo con este navegador sea más rápido y más eficiente. He aquí las novedades más destacables:

 

1. Gestor de complementos: el nuevo centro de control de complementos en Firefox (extensiones, temas y plugins) nos lo pone todo mucho más fácil: al seleccionar dicha opción nos encontraremos con una ventana que es similar a la de la versión anterior pero que aporta un nuevo menú: el que permite instalar complementos directamente. La integración de este gestor con el sitio web de complementos de firefox (AMO) es perfecta, de tal forma que es posible realizar búsquedas de complementos e instalarlos directamente desde esa misma ventana, y no desde una página web separada. Tras instalar una nueva extensión o cualquier otro complemento se nos dará la opción de reiniciar Firefox 3 en ese momento para que se activen los cambios, y precisamente las nuevas extensiones y complementos aparecerán destacados con un fondo amarillo, de forma muy similar a como los programas recién instalados también pueden mostrarse con fondo especial en el menú de inicio de Windows XP y Windows Vista.

 

 

2. Marcadores: otro apartado con cambios muy importantes es el que afecta a los marcadores. La primera novedad la encontramos en la barra de direcciones, donde habitualmente encontrábamos el icono RSS si es que la página web era susceptible de ser “sindicada” mediante este estándar. Sin embargo, ahora encontramos otro pequeño elemento, una estrella que nos permitirá guardar esta página en una carpeta especial de Marcadores no ordenados.

 

Esta funcionalidad nos da la oportunidad de ir salvaguardando los marcadores de una forma mucho más rápida, y luego organizarlos accediendo a la opción Marcadores/Organizar marcadores. Si lo hacemos accederemos al llamado Catálogo, una representación de todos nuestros marcadores organizados en las carpetas que tuviéramos definidas, pero además contaremos con esa carpeta tan especial llamada Marcadores no ordenados en la cual se encuentran todas las páginas que hemos ido marcando con esa estrella. En ese momento podremos mover esos marcadores a carpetas específicas, dejarlos ahí o incluso borrarlos, lo que hace la gestión de marcadores muy cómoda.

 

Si en lugar de pulsar una vez sobre la estrella pulsamos dos veces con el ratón nos encontraremos con una ventana de marcadores en la cual sí que podemos modificar el nombre del marcador, la carpeta de marcadores en la que queremos introducirlo (con posibilidad para crear nuevas carpetas) y, atención, el campo Etiquetas. Este campo nos permite introducir los famosos tags a cualquier marcador que nos guardemos en Firefox, y será de mucha utilidad a la hora de trabajar con un gran número de marcadores. Por ejemplo, podremos crear Carpetas inteligentes abriendo el organizador de marcadores e introduciendo cualquier tag que hayamos utilizado para identificar a ciertos sitios web en el campo de búsqueda de esta ventana. Los resultados de dicha búsqueda podrán ser almacenados como una nueva carpeta, una forma muy interesante de trabajar y organizar los marcadores.

 

3. Gestor de descargas: nunca me ha convencido demasiado el gestor de descargas de Firefox, pero es evidente que sus desarrolladores se han esforzado para mejorar muchas de sus prestaciones. Lo más importante es la posibilidad de pausar y continuar las descargas que tenemos pendientes, una prestación importantísima para evitar sustos si la sesión acaba de forma inesperada y que también es muy útil si simplemente queremos apagar el ordenador para continuar con nuestro trabajo y con las descargas pendientes en otro momento.

 

 

En la ventana de descargas aparece ahora información más clara, que incluye el nombre del archivo en una tipografía de mayor tamaño que el resto de datos, además de su tamaño y de la web de la que procede la descarga, datos que nos permitirán rescatar una descarga que no teníamos muy bien situada. El buscador de descargas que está integrado en el gestor también es una ayuda importante, y ahora podremos por ejemplo acceder a la dirección de descarga del fichero en cuestión.

 

 

Otro cambio muy interesante es la información que Firefox 3.0 aporta de las descargas en todo momento: en la parte inferior de la ventana nos encontraremos con un mensaje que nos indicará en cada momento cuántas descargas hay activas, y el tiempo estimado para que terminen todas ellas, algo que evita que tengamos que tener abierta permanentemente la ventana de descargas y que da acceso rápido a estos datos.

 

4. Historial: el nuevo gestor del histórico de sitios y páginas web que vamos visitando ha evolucionado y de hecho se ha interado en la barra inteligente de direcciones, de la que hablaremos más adelante. Pero lo cierto es que el historial no sólo nos recuerda qué hemos visitado, sino que además muestra esos pequeños favicons que se muestran a la izquierda de la dirección y a la izquierda de los títulos de las pestañas con los logos de las páginas web que visitamos.

 

 

Otro apartado interesante del historial es su inclusión en el Catálogo de Firefox 3, o lo que es lo mismo, en el gestor de marcadores. En la parte superior de la barra lateral izquierda encontraremos un acceso directo al historial, desde el cual luego podremos incluir etiquetas a esos sitios visitados, para por ejemplo incluirlos como marcadores permanentes y no como meros enlaces registrados en el historial. A partir de ahí podremos realizar búsquedas por esas etiquetas o por términos clave (incluidos, por ejemplo, los nombres de dominio, que también se registran en el historial) . El máximo número de días que podemos guardar en el historial ha pasado ahora de 9 a 90 días, nada mal.

 

5. Protección ante malware y ante el phishing: los sitios web con malware son aquellos que mediante nuestra visita tratan de instalar en nuestros ordenadores cualquier tipo de software no deseado (incluido virus, troyanos y un largo etcétera de código de tipo malicioso). Firefox 3 dispone de un registro de sitios malware (al que nosotros mismos podemos contribuir), y cuando detecta que visitamos uno de estos sitios nos avisa de que se trata de una página peligrosa. Eso sí, si queremos ignorar las advertencias podemos seguir haciéndolo.

 

 

Lo mismo ocurre con la protección ante el phishing. Esta técnica trata de engañar a los usuarios a través de correos electrónicos y páginas web de servicios de todo tipo.  Eso sí, las páginas normalmente tienen mucha relación con transacciones económicas, como bancos, portales de subastas (eBay), o servicios de pago electrónico (PayPal).  Firefox 2 ya nos protegía de este tipo de contenidos, pero ahora el aviso es mucho más patente, con un aviso muy similar al de los sitios con malware, y se presenta cuando entramos a una página que las bases de datos de Firefox tienen registradas como origen de ataques de phishing.

 

6. Gestor de contraseñas: una de las mejoras más interesantes del nuevo gestor es la que nos evita la presencia de ventanas tipo pop-up para preguntarnos si queremos que Firefox recuerde esa contraseña. En lugar de aquella ventana, en Firefox 3 nos aparece una barra integrada en la parte superior (similar a la que nos avisaba de que se bloqueaba una ventana de publicidad) desde la cual podremos acceder a las opciones tradicionales: recordar la contraseña, no recordarla nunca, o no recordarla en ese momento.

 

 

 

Además de eso cuando accedemos al gestor de contraseñas en sí nos encontramos con la opción de buscar y filtrar esas contraseñas, de modo que sea fácil encontrar la deseada más rápidamente.

 

 

Esta opción no estaba disponible en Firefox 2, y con una larga lista de contraseñas era más complicado encontrar rápidamente aquella que estábamos buscando.

 

7. Identificación de sitios web: cualquiera que utilice Firefox 3 se dará cuenta de que a la izquierda de la URL aparece el favicon tradicional (y si no lo tiene, un favicon estándar) pero además de eso este favicon aparece inmerso en una pequeña zona sobre la que podemos hacer click. De hecho, el color de esa pequeña zona que rodea al favicon será de tres colores distintos: gris, azul o verde, que indican los distintos grados de identificación y certificación que proporcionan.

 

 

Si pinchamos en esa zona nos encontraremos con una pequeña ventana que nos mostrará si el sitio web proporciona información propia de identificación, y si por ejemplo las transacciones que realicemos en el sitio web visitado están cifradas. Si se nos muestra un botón gris significará que la comunicación no está cifrada, y por lo tanto es una buena forma de comprobar en un momento que dicho sitio no es fiable a la hora de realizar transacciones económicas.

 

 

Los sitios con un icono de color azul están verificados y de hecho disponen de certificados propios que utilizan para que la conexión, que además está cifrada, sea lo más segura posible entre ambos extremos. la diferencia entre el icono azul y el verde es que en el azul hay un pequeño riesgo, ya que aunque la conexión esté cifrada y dispongamos de un certificado que garantiza que el sitio hace uso de transferencias seguras, lo que no podemos saber es quién es el propietario real de ese dominio que estamos visitando. En el caso de los iconos verdes, el sitios web está utilizando uno de los nuevos Extended Validation Certificate (EV), que imponen un proceso de identificación más riguroso que debe dejar fuera de toda duda la autenticidad y seguridad del servicio.

 

 

 

Además de eso existe un color amarillo, que indica que hay algún tipo de problema con el certificado de identidad que se está utilizando. En esos casos puede que el certificado haya caducado o que se trate de certificados de identidad autofirmados, que no tienen porqué tener nada malo en sí mismos, pero que aunque puedan tener información real, Firefox nos avisa de que dichos certificados no han sido validados. Como indica esta extensa explicación de este apartado de Firefox, muchos sitios usan este tipo de certificados con el propósito de poder establecer conexiones seguraas a un servidor, sin que haya nada malo en dichas transferencias. Por esta razón Firefox 3 permite añadir excepciones en sitios que nosotros sabemos (o creemos saber) que no tienen peligro alguno. Por último tenemos el icono en colores rojos, que es el mismo que aparece en el sistema de protección ante malware y phishing, y que también nos protege de sitios que podrían ser el origen de ataques a nuestra máquina.

 

8. Barra de direcciones inteligente: la barra en la que introducimos las direcciones es ahora mucho más interesante, ya que permite recordar direcciones URL de todo tipo con la introducción de términos que estaban en el título o formaban parte de la URL. Si no nos acordábamos de toda la URL pero sabemos alguna palabra del título de la página o parte de la dirección, podremos comenzar a introducirlos en esta barra de direcciones, lo que hará que se muestren los resultados de la búsqueda que se contrasta con el historial de navegación.

 

 

Como hemos comentado en el punto 4, el nuevo Historial está integrado con esta barra inteligenete, y su potencia queda de manifiesto en este tipo de prestaciones. En los resultados se muestran además tanto las etiquetas como la estrella marcada que indica que tenemos ese enlace como un marcador más si es el caso. Simplemente fantástico.

 

9. Temas: una de las promesas del equipo de desarrolladores de Mozilla Foundation era la de que Firefox 3 se adaptaría perfectamente a los estilos visuales de los sistemas operativos con los que sería compatible. Esto significa que su aspecto variaría según lo utilizásemos en Windows XP, Windows Vista, Mac OS X o Linux (tanto GNOME como KDE).

 

 

Y así ha sido, tal y como demuestra este excelente documento en el que el autor explica cómo todos los botones ventanas y tipos de mensaje se ajustan a cada interfaz visual, haciendo que Firefox 3 se integre a la perfección con el sistema operativo con el que estamos trabajando.

 

10. Otras mejoras: como indicamos, el documento original en el que nos hemos basado contiene un buen número de características adicionales que podremos encontrar en Firefox 3 y que son también destacables, como sucede con los controles parentales (que trabajan conjuntamente con Windows Vista), los gestores de protocolos que se encargan de asociar cada tipo de documento o archivo con su aplicación, y las mejoras en apartados como el aspecto de las pestañas, la gestión de plugins o los nuevos sistemas de renderizado de fuentes.

 

 

Os recomendamos echarle un buen vistazo al documento de Deb Richardson para analizar más en profundidad todas estas mejoras, quizá menos patentes en las sesiones de navegación pero que también representan una evolución muy positiva de un navegador cada vez más completo.

 

Conclusiones

 

Este repaso a algunas de las mejoras más importantes de Firefox 3 deja bien claro que el esfuerzo de sus desarrolladores ha valido la pena: el nuevo navegador de Mozilla Foundation es un producto al que es difícil encontrarle debilidades. Todo o casi todo en Firefox 3 representa una evolución a mejor sobre Firefox 2, y la única pega que encontramos (y sólo será temporal) se centra en las extensiones, que dependen de desarrolladores externos que aún no han tenido el tiempo o las ganas de adaptar sus pequeñas utilidades para que funcionen en Firefox 3. Si tu extensión preferida te funcionaba en Firefox 2 pero no lo hace en Firefox 3 no te apures: hay formas de conseguir que funcionen (aunque puede haber conflictos y “efectos secundarios” en ciertos casos), y en el peor de los casos tan solo tendremos que esperar a que los desarrolladores hagan que sus extensiones funcionen, algo que se espera que hagan muy pronto dado el prometedor futuro de este navegador.

 

 

 

Sirva pues este análisis como una toma de contacto más técnica con Firefox 3, a la que pronto le acompañará un artículo práctico de uso en el que además compararemos su rendimiento con el de otros navegadores de última hornada. ¡Estad atentos! 

 

  • Share This