Cómo hackear una cafetera

Parece broma, pero no: una cafetera que se vende en EE.UU. con conexión a Internet dispone de una vulnerabilidad que puede ser aprovechada por un atacante remoto para modificar los parámetros con los que uno se hace el café. De hecho, este fallo de seguridad puede ser aprovechado para ganar acceso a máquinas Windows XP que estén conectadas a la cafetera. Parece que ya no hay nada que se les resista a los hackers.

Un mensaje en la lista de correo de SecurityFocus ha servido para demostrar que hasta las cafeteras son susceptibles de sufrir ataques de hackers en la actualidad. La Jura Impressa F90 es una cafetera de alta gama (1.800 dólares) que dispone de conexión a Internet y que permite configurarla y personalizarla, y si hay algún problema los ingenieros de soporte de la empresa pueden arreglarla a distancia.

Sin embargo, esas mismas prestaciones también posibilitan el ataque de hackers, y según los datos de ese mensaje de las listas de correo de SF un acceso remoto podría por ejemplo cambiar el tipo de café que uno se hace, cambiar la cantidad de agua que se pone en cada vaso, o incluso romperla estableciendo parámetros de servicio que no son compatibles.

De hecho, el atacante remoto podría incluso acceder a máquinas XP que estén funcionando a nivel de usuario conectadas a la cafetera gracias a la vulnerabilidad, así que el problema es mucho más serio de lo que podría pensarse.

  • Share This