¿Triunfará el iPhone en Japón?

Según una encuesta realizada por iSHARE, sólo el 8,9% de los japoneses tiene intención de comprar el nuevo iPhone 3G cuando llegue el próximo 11 de julio a Japón, o dicho de otra forma, el 91,1% de los habitantes del país del Sol Naciente “pasan” del teléfono de Apple. Esta es la lectura sensacionalista de una encuesta realizada entre 402 internautas japoneses de entre 20 y 49 años, un universo muy pequeño si tenemos en cuenta que en Japón viven más de 127 millones de habitantes.
 
La encuesta, provocada tras el anuncio de SoftBank Mobile de la firma de un contrato con Apple para vender iPhones en Japón durante 2008, debe ser tomada con muchísima precaución porque 402 encuestados son muy pocos para tenerlos en cuenta, aunque ha servido para que vuelva a oírse la habitual cantinela de que históricamente en Japón ha habido una gran resistencia a la adopción de teléfonos móviles que no hayan sido fabricados por empresas niponas. 
 
De todas formas, la penetración de Apple en el mercado japonés es lo suficientemente importante como para que esta animadversión hacia lo “extranjero” (qué raro suena este término en una economía globalizada como la nuestra) sea sólo una leyenda urbana. Si tenemos en cuenta las previsiones de Apple de venta de iPhones 3G, se superará la cifra de 11 millones de unidades vendidas en Japón, más de lo que conseguido hasta el momento por este teléfono móvil en los Estados Unidos.
 
Por cierto, entre los 402 encuestados,  el 38,8% pertenecía a la operadora NTT DoCoMo (dominante en Japón), el 26,9% a SoftBank Mobile y el 22,9% a otras operadoras, incluyendo Emobile y Willcom con un 6,5%. Según iSHARE, si se comparan los resultados de esta encuesta con otras anteriores, ha decrecido la intención de compra del iPhone en relación a hace un año. También advierte que los consumidores valoran muy positivamente la posibilidad de reemplazar la batería sin problemas, cosa que no se puede hacer en el iPhone 3G: un 77.1% prefiere que se pueda reemplazar, frente a un 22,9% que no lo considera fundamental.
 
Vía: TechOn
 
  • Share This