Teléfonos móviles y SAR

Teléfonos móviles y SAR
20 de junio, 2008

A pesar de que las conclusiones científicas están en el aire, gobiernos e instituciones como la Unión Europea han impuesto limitaciones a la emisión de radiaciones por parte de los teléfonos móviles. Esto se debe a los estudios que cada gobierno o institución ha encargado, pero también y sobre todo a la preocupación de la opinión pública, que ha ejercido una importante presión en este aspecto.


La mencionada limitación afecta  un valor que los usuarios no solemos conocer pero que los fabricantes están obligados a hacer público. Se trata del SAR: (Specific Absorption Rate, tasa de absorción específica). Se trata de un valor que no encontraremos junto con la autonomía de nuestro celular o su peso, que son las cifras que a los fabricantes les gusta lucir.

El SAR depende de la potencia de los componentes que se encargan de la comunicación del móvil con la estación base, pero también y en gran parte de la forma del teléfono, los materiales utilizados y de la colocación de la antena dentro del terminal. El valor refleja la medición máxima en la parte del cuerpo afectada, en este caso la cabeza, en la posición en la que hay que colocar el móvil para realizar una conversación acercándolo lo más posible. El SAR se mide con respecto a una cantidad de tejido vivo, de esta forma la unidad de medida es de Vatios por Kilogramo de tejido.  Los valores de SAR máximos varían según las regiones.   

 

En Estados Unidos el valor máximo es de 1,6 vatios por kilogramo, medidos en un gamo de tejido con una exposición media de 30 minutos.

En la Unión Europea es de 2 Vatios por Kilogramo medidos en diez gramos de tejido en una exposición média de 6 minutos.

Para ambas instituciones, se establece un valor máximo de 0,08 vatios por kilogramo de media en todo el cuerpo. Como pude verse las restricciones del FCC de Estados Unidos son mucho más exigentes. Puede consultarse en este documento la metodología y otros datos sobre la medición del SAR.

Según el MMF (Mobile Manufacturers Forum) se trata de valores máximos obtenidos en laboratorio, por lo que los valores reales suelen ser mucho más bajos. También se aclara que en condiciones de uso normales y si la red tiene buena cobertura, los valores son aún menores. Esta institución también aclara que valores más altos de SAR no significa que el teléfono sea más peligroso pues todos ellos cumplen las especificaciones.

 

Esté probado o no que utilizar un teléfono móvil tiene efectos o no en nuestra salud, lo cierto es que conocer el SAR del modelo que utilizamos es un dato interesante, no solo para aquellos preocupados por las radiaciones, sino también para conocer datos técnicos sobre la potencia de emisión de ciertos móviles.

Para conocer los datos de SAR disponemos de diversas fuentes.

El propio MMF, la BfS alemana (Oficina Federal para la Protección de la Radiación) o la FCC de EEUU ofrecen tablas con las mediciones de SAR.

Los fabricantes están obligados a hacer públicas las cifras de SAR de sus modelos. En ocasiones basta con buscar en su página web. Estas son las listas de SAR de algunos fabricantes.

Nokia, Sony Ericsson y Motorola.

 

Hay que tener en cuenta que es posible que modelos de otras regiones no tengan la misma cifra de SAR que los que se venden en nuestro país. También hay que tener en cuenta que sólo se miden las radiaciones máximas para su uso como móvil, no de las conexiones WiFi o Bluetooth, por ejemplo, que emiten sus propias radiaciones. 

 

 

Índice de contenidos:

1. Móviles, radiación y salud

2. Teléfonos móviles y SAR

3. Recomendaciones para móviles

 

  • Share This