Palm…¿volverá el mito?

Han pasado muchos años desde la época dorada de Palm, donde sus organizadores personales eran lo más en el mercado, y todos soñábamos con tener uno. El salto a la telefonía móvil fue decisivo, y es donde habrá grandes sorpresas. Esto es lo que nos aseguran los nuevos responsables de Palm para España, que avisan de importantes novedades para la vuelta del verano, con las que la empresa podría recuperar su status.

 

Ayer, jueves 26 de junio, tuvo lugar un encuentro informal entre prensa tecnológica y dos de los nuevos responsables de la compañía para España: Xavier Martínez (Country Carrier Manager para España y Portugal) y Philippe Luneau (Marketing Manager para España). La reunión fue realmente interesante por múltiples razones, pero fundamentalmente porque se analizó a fondo la situación actual de la compañía en el mercado nacional e internacional, explicando aspectos de su estrategia que quizá para muchos de nosotros resultaban sorprendentes.

 

Lo primero que se revisó es la situación de Palm en el mercado actual, donde es uno de los tres grandes fabricantes de smartphones del panorama de la telefonía móvil con aproximadamente un 8% de cuota de mercado, que comparte con HTC (el líder indiscutible del mercado) y Blackberry (el otro grande gracias a su sistema de correo push). Lo sorprendente es que ha mantenido esta situación a pesar de llevar años inmersa en un proceso de reconversión desde una empresa que sólo fabricaba PDAs y asistentes personales, hacia una compañía que pretende volver a ser puntera, pero en el mercado de la telefonía móvil. Y es que ni el ritmo de lanzamiento de nuevos modelos ha sido comparabie con sus rivales, ni su sistema Palm OS ha recibido las actualizaciones que imponen los nuevos tiempos. Al menos, han sabido rentabilizar bien esa imagen de compañía con productos prácticos y de buena calidad, que tan buena acogida ha tenido siempre entre profesionales de mediana edad, que comenzaron su etapa profesional con un Palm V en las manos… el objeto de deseo de cualquier “tequi” a finales de los 90 y principios del 2000.

 

Windows Mobile o Palm OS

 

Pero inevitablemente, surgió la gran pregunta: ¿cómo es posible que Palm, con su veterano Palm OS, haya terminado por integrar Windows Mobile? ¿Significa eso el comienzo de una muerte anunciada? Como explicaba Xavier Martínez, todo es una cuestión de mercado, y tal y como lo ven ellos, Windows Mobile es el rey hoy por hoy en el segmento profesional, que busca máxima compatibilidad con las infraestructuras en funcionamiento, estandarización de plataformas y una larga lista de aplicaciones profesionales disponibles para ese segmento. Palm OS, sin embargo, sigue teniendo su público en un mercado más generalista, el de las personas que necesitan un smartphone para uso personal y que buscan máxima sencillez y equipos de precios más ajustados, algo que se ve reforzado por la gran cantidad de aplicaciones disponilbes para este público.

 

Y es que en Palm perciben que lo que antes era un handicap para ellos (no tenían teléfonos móviles convencionales, sino sólo smartphones para el público profesional que los demandaba), ahora se ha convertido en una de sus mayores ventajas competitivas, posicionándolos como una empresa de referencia. Todo ello gracias a que la tendencia es a que los usuarios, incluso adolescentes cada vez demanden teléfonos móviles más preparados y especializados con los que navegar por Internet, gestionar correo, utilizar el Messenger, ver las fotos, etc. Es decir, smartphones.

 

Esta fue la razón de ser de Centro, el último gran éxito de ventas de la compañía, que comenzó por ofrecerlo primero en EEUU a 100 dólares mediante un acuerdo con Sprint para, meses más tarde, comenzar su comercialización a todo el mundo. Como dato curioso, nos indicaron que el 40% de los clientes que compraron un Centro fueron mujeres, un segmento cada vez más activo que demuestra el creciente interés del mercado femenino por los gadgets y sus nuevas funcionalidades.

 

Por todo ello, no ven la adoptción de Windows Mobile como una claudicación ante Microsoft, sino como una adopción lógica por la situación del mercado. A diferencia de otras empresas, han optado por poner en manos del consumidor versiones de sus smartphone con Windows Mobile y Palm OS, para que cada uno elija el que más le convenga o guste, lo que a priori debería ser una ventaja competitiva clara al ofrecer al consumidor una mayor variedad de productos.

 

Competencia y futuro

 

Otro punto interesante de la reunión fue el momento en que se abordaron diferentes aspectos de la competencia. Lo primero es que para Palm el teclado QWERTY sigue siendo muy importante para buena parte del público al que se dirijen, por ello dan a entender que a pesar del “boom” táctil que inunda el mercado, donde todo se hace con el dedo, el teclado seguirá teniendo su hueco y mercado. Resulta curioso, porque no podemos olvidar que la primera pantalla táctil que pudimos ver de forma masiva en el mercado fue la de los propios PDA de Palm.

 

Sobre HTC, al que ya denominan el “Nokia de los smartphones”, poco hablan porque su éxito y cifras de ventas hablan por sí mismas. Sin embargo, sobre el iPhone de Apple las opiniones son más contradictorias, alabando la impresionante campaña de marketing de la compañía de Steve Jobs y cómo ha cautivado a millones de usuarios con un producto que, sin bien resulta muy llamativo en múltiples aspectos, tecnológicamente hablando no fue tan revolucionario y aún sigue a rebufo del resto del mercado (no olvidemos que será ahora cuando lancen su modelo 3G).

 

En todo caso, de cara al futuro Palm promete muchas y variadas novedades. De entrada, para la vuelta del verano aseguran que estarán en condiciones de hablar de nuevos modelos que, según ellos, les permitiran empezar a recuperar su antiguo liderazgo en un mercado donde se sienten como un referente, y donde tienen más experiencia que ninguno. Sobre Palm OS, también anuncian grandes novedades, pues están trabajando sobre la interfaz de usuario para hacerla más rápida, fácil de utilizar y sencilla de gestionar para el usuario de gran consumo, que es el que ahora comienza a demandar los nuevos smartphone, y al que pretenden “enganchar” con sus futuras soluciones. Además el nuevo Palm OS será mucho más simple para los desarrolladores, que podrán portar y crear nuevas aplicaciones de manera más rápida y sencilla.

 

Eso sí, sobre Android insistió una y otra vez nuestro buen amigo Juan Díaz Castromil del blog Clipset, pero con nulos resultados: la postura oficial de Palm es que no están trabajando ni haciendo nada con este sistema operativo móvil apadrinado por Google, y que tanto ha dado que hablar durante mucho tiempo. Veremos si finalmente es cierto o hay alguna sorpresa a pesar de las rotundas afirmaciones.

 

Para terminar, nuestro granito de arena: Palm aún esta en una situación delicada. Es cierto que guarda algunos réditos del pasado,y quizá tenga la última oportunidad de hacer algo realmente nuevo y fresco que le permita reorientarse y adaptarse al nuevo mercado de los smartphones. Hay que reconocer que con Centro no lo hicieron mal, pero no deja de ser un producto muy de consumo que, si no viene acompañado de más y más novedades y de una nueva forma de hacer empresa, no les asegura la supervivencia. Veremos qué nos preparan en los próximos meses y si logran quitarse ese tópico de marca para ejecutivos medios/altos con pequeña presencia en el mercado, y vuelven a convertirse en lo que fueron: una compañía puntera que sólo sabía hacer una cosa, pero que la hacía realmente bien.

 

 

 

  • Share This