España, suspenso en e-comercio

La calidad de los servicios digitales de los principales sitios webs de e-comercio en España deja mucho de desear, según un estudio de ip-label que compara las tiendas electrónicos de Alemania, Bélgica, Francia y los Países Bajos. Los problemas de transacciones son el principales punto débil de estas webs en España mientras que Bélgica ofrece las mejores prestaciones para este tipo de sites.

 

El instituto ip-label es un observatorio neutro e independiente, creado por esta firma francesa especializada en medir la calidad de acceso de las principales webs europeas. Para realizar su trabajo, este instituto usa robots que simulan visitas de usuarios agrupadas en paneles representativos. Para este estudio, además, se ha estudiado durante meses el índice de disponibilidad de las webs y el tiempo de descarga completa de las principales páginas. Este estudio mide estos párametros de las webs elegidas trimestralmente desde hace dos años.

Los resultados que arroja este estudio son poco halagüeños para el comercio electrónico español. Aunque no se trata de páginas con contenidos pesados, el acceso y navegación a las mismas es muy lento. Además, de cada cien internautas españoles, dos encuentran problemas en sus operaciones. En cambio, en Francia el índice de disponibilidad llega al 99,8 por ciento. Las transacción también acarrean problemas a dos de cada cien clientes potenciales que no llegan a efectuar la compra por problemas técnicos.

En España, diez han sido las páginas webs rastreadas de empresas como Carrefour, Entradas de cine, El Corte Inglés, Lastminute, Fnac, Iberia, Renfe, Rumbo, Softonic y TravelNow.com. En el resto de los países investigados las cifras de sitios webs rastreados han sido diferentes: en Alemania 20 webs, en Bélgica 18, en Francia 33 (por algo ip-label es francesa) y 20 en los Países Bajos.

 

Los belgas, los más eficaces

La principal conclusión es que las webs belgas ofrecen mejores prestaciones para realizar transacciones comerciales con éxito que las españolas, francesas y alemanas, que flojean en este aspecto. “Esta comparativa muestra que a pesar del progreso realizado a nivel de la calidad de servicio de las aplicaciones digitales, quedan todavía muchos puntos por mejorar, sobre todo para las webs de e-comercio españolas”, declaró en la presentación del estudio Eric Vaszegi, presidente y fundador de ip-label.

 

El peso medio de las páginas europeas disminuye en el primer trimestre del año, excepto para las webs francesas que son un 35 % más pesadas que las páginas de sus homólogos alemanes u holandeses, e incluso un 92 % más elevada que las páginas españolas. Bélgica y los Países Bajos son los países que más han aligerado sus páginas en los últimos cuatro trimestres.

 

A pesar de los datos negativos ofrecidos por esta investigación en España, las compras de los consumidores a través de la Red han crecido un 72% en 2007 superando los 4.450 millones de euros, frente a los 2.465 millones de euros registrados en 2006, según un informe anual de la entidad pública Red.es. Además, se ha multiplicado por diez la cifra de negocio obtenida en 2003 (445 millones de euros).

 

 

  • Share This