Windows, cambia de aires

Aunque ya hay sucesor confirmado para el actual Windows Vista, existen muchas críticas a esta evolución sin fin de un sistema operativo monolítico y demasiado complejo. Microsoft necesita un toque de aire fresco, no Windows 7. Ya existe desde hace años un proyecto denominado ‘Singularity’ en los laboratorios de Microsoft que trata de rediseñar el sistema operativo partiendo de cero, pero puede que nunca vea la luz.

 

La aceptación de Windows Vista es extrañamente limitada para el tiempo que lleva con nosotros: en un año y medio Microsoft se ha ganado muchas críticas por un sistema operativo del que muchos sólo pudieron decir “¿Y eso es todo?” cuando apareció. Seis años de desarrollo han aportado algunas mejoras destacables, pero el lanzamiento de Vista no fue afortunado debido a una serie de problemas e incompatibilidades que no deberían presentarse en una solución tan importante para usuarios y empresas.

 

 

De hecho, sólo el Service Pack 1 que apareció a mediados de marzo logró aliviar la situación, pero eso no ha servido para que muchas empresas cambien de parecer. Windows 7 lo ha complicado todo mucho más, y la confirmación oficial de que su lanzamiento se producirá “aproximadamente en enero de 2010” ha hecho que muchos decidan esperar un año y medio más para dar el salto definitivo desde Windows XP, que precisamente hoy deja de venderse oficialmente.

 

¿Qué puede hacer Microsoft frente a esta situación? Como afirman en The New York Times, Windows necesita un toque de aire fresco. El sistema operativo actual es un verdadero monstruo monolítico, y Windows 7 es como afirmaba Bill Vegthe, un alto directivo de Microsoft, un Vista remozado: “Nuestro acercamiento a Windows 7 es el de construirlo sobre la misma arquitectura básica de Windows Vista para que las inversiones que tanto vosotros como nuestros partners han hecho en Windows Vista continúen rindiendo en Windows 7“.

 

 

Incluso los propios ingenieros de Microsoft están de acuerdo con esa apreciación y creen que se necesita rediseñar el sistema de cero para ofrecer un nuevo concepto, algo que parte de ellos están tratando de investigar con el proyecto Singularity, que en realidad es probable que nunca aparezca públicamente. Uno de sus desarrolladores, Rich Rashid, afirmaba que “Singularity no es el siguiente Windows“, y añadía: “hay que pensar en él como un concept car“.

 

 

  • Share This