¿Qué detiene a OpenOffice.org?

La suite ofimática Open Source es uno de los máximos exponentes de una filosofía que ofrece al usuario todas las prestaciones de paquetes comerciales de forma libre y gratuita. Sin embargo, no acaba de triunfar. ¿Cuál es la razón? Según algunos analistas, el mayor problema al que se enfrenta este desarrollo es la incompatibilidad de formatos, algo que Microsoft siempre ha potenciado en su suite ofimática a pesar de OOXML.

 

El análisis de LinuxInsider se centra esencialmente en el problema que desde el inicio de esta batalla con suites comerciales ha existido en OpenOffice.org. Los formatos incompatibles han sido probablemente el factor que ha influido de forma más determinante en la limitada adopción de OpenOffice.org, una suite de libre distribución que sigue la filosofía Open Source y que se ha situado como uno de los mejores ejemplos de desarrollo libre.

A pesar de sus muchas prestaciones, OpenOffice.org sigue sin despegar de forma definitiva. La suite está disponible desde hace tiempo tanto para Linux (donde surgió inicialmente) como para Windows e incluso Mac OS X. Las prestaciones de OpenOffice.org son excelentes, con una última versión 2.4 que aporta numerosas mejoras que entre otras cosas están dirigidas a mejorar su compatibilidad con Office 2007, la última suite ofimática de Microsoft.

 

Precisamente la incompatibilidad de formatos es la principal barrera de OpenOffice.org: Microsoft hace poco o nada para que la interoperabilidad entre ambas soluciones sea aceptable, y aunque la estandarización de su formato OOXML (que curiosamente, será bastante distinto al que actualmente se puede encontrar en Office 2007) contribuirá a solucionar este apartado, la “guerra sucia” que Microsoft ha mantenido en el terreno de las suites ofimáticas ha perjudicado de forma notable a OpenOffice.org.

 

Los formatos binarios de la suite tradicional fueron liberados recientemente en forma de la publicación de sus especificaciones, pero este paso se ha dado tarde: los desarrolladores de OpenOffice.org tuvieron que trabajar muy duro para que el trabajo con documentos de Word o Excel no hiciese que se perdiesen propiedades del documento, pero incluso en el mejor de los casos la compatibilidad nunca llegaba al 100%. Existían propiedades (normalmente avanzadas) de los documentos de Word, Excel o PowerPoint que se perdían durante la conversión a formatos nativos de OpenOffice, e incluso trabajando sobre los mismos formatos binarios podía haber cierta pérdida de formato o de características que hacían incómodo su utilización.

 

Esperemos que la estandarización de Open Document Format y de OOXML permita que muy pronto las ventajas de ambos proyectos sean fácilmente trasladables de uno a otro: eso permitirá que el futuro de OpenOffice.org sea mucho más prometedor.

 

  • Share This