Spam, ¿molestia o peligro?

Gracias a los anti-spam de los navegadores y de los clientes de mail no somos conscientes de todos los correos basura que pululan por Internet ya que nos llega una ínfima parte. No obstante, ¿son algo más que una molestia?

En total 50 personas de todo el mundo han navegado por la Web durante 30 días sin ninguna protección anti-spam y han corroborado que, cuanto menos, los spam son algo más que un incordio. Esta investigación llevada a cabo por McAfee ha confirmado lo que ya sabiamos: que los spammers están más vivos y fuertes que nunca. Tras estos 30 días en los que los participantes han estado sin ninguna protección han recibido más de 104.000 mails, es decir, una media de 2.096 mensajes por participantes camuflados en “ofertas” para evitar la detección.

Peligro oculto

 

Contrariamente a lo que muchos usuarios opinan, los spam no son sólo molestos sino que también entrañan un cierto peligro para los cibernautas. Según Jeff Green, vicepresidente senior de los laboratorios McAfee, “muchos de nuestros participantes señalaron que sus ordenadores trabajaban más despacio, lo que significa que, mientras navegaban por Internet, algunas webs estaban instalando malware sin que ellos se dieran cuenta. En tan sólo 30 días han detectado cambios sustanciales en el rendimiento de sus equipos. Esto demuestra la gran cantidad de malware que se ha estado instalando sin su conocimiento. En conclusión, el spam es mucho más que una molestia, constituye una verdadera amenaza“.

 

Además, según revela este estudio, los spammers han ido modificando sus estrategias para no ser detectados por los filtros. El asunto más popular de los mensajes son temas financieros de bancos o empresas, sobre todo, norteamericanas. Además, ha crecido el número de mails conocidos como “ingenieria social, es decir, correos que apelan a la sensibilidad y sentimientos del usuario para hacerles “picar”. El ejemplo más común es el de fotografías de niños de Nigeria pidiendo ayuda.

Dave DeWalt
, presidente mundial y CEO de McAfee asevera que, “el Experimento Spam de McAfee nos demuestra que aquellos que dicen conocer los peligros del spam, no son conscientes de su verdadero alcance. Nuestros participantes son muy diversos, tienen distintos intereses e inquietudes y viven en distintos lugares del mundo. Sin embargo, todos ellos han sido siempre conscientes del problema. A pesar de ello, se han sorprendido de la increíble cantidad de spam que han recibido en un período de tiempo tan corto y lo lejos que son capaces de llegar los spammers para conseguir sus objetivos“.

Así, la primera vez que abramos o veamos un spam nos lo pensaremos dos veces antes de pinchar en él.

 

Más información:

 

Blogs participantes en el estudio

Informe del estudio

 

  • Share This