Consejos y conclusiones

Una vez que hemos visto lo que supone tener conectados todos los aparatos electrónicos, seguramente muchos estarán pensando en las soluciones que quieren empezar a aplicar en su hogar para controlar el gasto. Os damos algunas ideas.

 

Tras lo que hemos leído, queda claro que los hogares actuales son auténticos derrochadores de energía por culpa de los aparatos informáticos y electrónicos que permancenen en standby preparados para ser encendidos y, no lo olvidemos, los alimentadores que incluyen toda clase de pequeños dispositvios. Es algo que ha aumentado vertiginosamente durante los últimos años, debido a que en los hogares se han multiplicado esta clase de elementos.

 

A la vista de nuestras pruebas quizá muchos puedan pensar que el hecho de que un pequeño transformador consuma 0,27 €/mes por el simple hecho de estar encendido no es mucho. Sin embargo, extrapolad esta cifra a los millones de hogares que hay sólo en nuestro país, teniendo en cuenta que un gran número de ellos tendrán cómo mínimo 2-4 alimentadores de esta clase, y muchos mulitplicarán esa cifra por dos o por tres. Pues bien, el coste energético sólo en España por este concepto es realmente impresionante, máxime teniendo en cuenta que mucha de esa energía es simplemente desperdiciada.

 

Lo que se puede hacer

 

Centrándonos en los mecanismos de ahorro, vamos a daros los consejos que probablemente todos ya conoceréis gracias a las campañas de publicidad, como son el apagar luces cuando no sean necesarias, no dejar el PC encendido cuando no estemos delante de él, desconectar la pantalla TFT cuando no la vayamos a utilizar y, por supuesto, desconectar toda fuente de alimentación que no vayamos a necesitar en un momento dado, como puede ser la de los portátiles.

 

Para esta última tarea la mejor opción pasa por utilizar regletas con interruptor. Su coste es ínfimo en cualquier gran superficie, y si nos acordamos de apagarla cada vez que no la necesitemos, podremos ahorrar energía a largo plazo. En este sentido, para los más exigentes existen incluso dispositivos específicamente pensados para esta tarea, como Powersafer X, que incluye mando a distancia y que, si se combina con una regleta, puede permitirnos desconectar todos nuestros dispositivos de golpe.

 

 

Otra opción que también resulta práctica es recurrir a un reloj de encendido programado, que también podremos encontrar en cualquier gran superficie o ferretería. Con él podremos indicar que se corte la corriente a una regleta de dispositivos una serie de horas al día (p.ej. por la noche o mientras estamos trabajando), haciéndolo de manera totalmente automática por nosotros.

 

Sea como fuere, tampoco hay recetas mágicas. Todos los aparatos electrónicos que manejamos necesitan alimentarse de energía o recargar sus baterías, con lo que al final el consumo es imposible de parar. Tan sólo tendremos que aplicar algo de cuidado para no malgastar y utilizar algunos sencillos trucos para minimizar el gasto de los alimentadores y aparatos en espera con los sistemas que os hemos comentado. El ahorro anual puede rondar y superar tranquilamente los 100 euros, según el número de dispositivos que tengamos conectados y a la espera en nuestro hogar.

 

 

Tabla de contenidos:

 

1.- Ahorra en tu factura eléctrica

 

2.- Pruebas de consumo eléctrico

 

3.- Respuesta a 10 preguntas difíciles

 

4.- Consejos y conclusiones

 

 

  • Share This