MacBook: cambios importantes

Varias fuentes parecen confirmar que Apple está preparando un cambio radical en su gama de portátiles MacBook, que podrían no sólo contar con un nuevo aspecto, sino con algo mucho más importante: nueva arquitectura. La empresa de Cupertino podría recurrir a la estrategia de tiempos pasados, cuando usaba procesadores PowerPC en sus Macs en los que además integraba un chipset propietario, algo que les daría aún más control.

 

Las declaraciones de Peter Oppenheimer (Chief Financial Officer de Apple) durante la pasada conferencia de resultados económicos dejaron claro que aunque no podía dar detalles, había desarrollos importantes que afectarían a nuevas gamas de producto. Muchos apuntaban a un posible MacBook Touch, pero lo cierto es que ahora los rumores van por otro lado.

 

 

Todo parece estar enfocado a los MacBook y MacBook Pro de Apple, que podrían aparecer con modelos renovados en el tercer trimestre del año que seguirían incluyendo un microprocesador de Intel pero que a diferencia de lo que muchos pensaban, no integrarán la plataforma “Montevina“. Es decir, Apple no aprovecharía Centrino 2 en estas máquinas, y en su lugar apostaría por soluciones propias sobre las que tendría más control, algo que siempre le ha gustado a la empresa de Cupertino.

 

Fuente: AppleInsider

 

En AppleInsider indican que entre otras cosas estos portátiles podrían disponer en su parte inferior de una tapa que protegería una batería intercambiable, algo que ya de por sí es un cambio importante. Sin embargo, el dato más interesante es el del hipotético uso de un chipset propietario que podría desarrollar la propia Apple o que implementaría en colaboración con alguno de los grandes fabricantes, como NVIDIA, AMD o VIA, en un movimiento que podría a esta empresa “coger lo mejor de ambos mundos” y no restringirse sólo a las soluciones de Intel.

 

 

  • Share This