Cómo es Windows 7

Aunque Microsoft se ha mostrado muy cuidadosa (como siempre) y no ha mostrado muchos detalles de su nuevo sistema operativo, lo cierto es que se saben ya muchos detalles de Windows 7 y en este artículo los vamos a desvelar. 

 

El proyecto de Windows 7, antes conocido por sus nombres en clave Blackcomb y Vienna, comenzó a gestarse antes incluso que Vista, y de hecho este sistema operativo heredó algunas de las características de Blackcomb, que quedaron en el tintero y se espera que vean la luz con el desarrollo de Windows 7. No existen declaraciones ni datos oficiales proporcionados por Microsoft al respecto del sucesor de Vista. Sin embargo la empresa de Redmond proporcionó a algunos desarrolladores una versión preliminar del sistema con el apellido “Milestone 1” que ha permitido a la comunidad internauta asomarse a algunas de las nuevas características de este sistema operativo.

 

Prestaciones

 

Una de las quejas más generalizadas en lo que respecta al funcionamiento de Windows Vista son que es un sistema poco eficiente y muy exigente en cuanto a requisitos hardware. Una de las tareas del equipo de desarrollo de Windows 7 ha sido la de mejorar este aspecto. Poco ha podido concluirse de las prestaciones que va a ofrecer Windows 7 con respecto a Vista en esta versión preliminar. De hecho los usuarios que han podido probar la Milestone 1 han encontrado pocas diferencias con Vista en este aspecto.

 

Sin embargo, Bill Gates realizó en mayo de 2008 unas declaraciones en las que afirmaba que el desarrollo de Windows 7 había conseguido un uso menor de energía y de memoria además de ser más eficiente que anteriores sistemas. Según diversas fuentes, el núcleo de Windows 7 estará basado en Windows Server 2008, a su vez basado en Vista, por lo que no se esperan cambios espectaculares al respecto sino más bien una profunda optimización.

 

 

Interfaz

 

Uno de los desafíos que ha lanzado el propio Bill Gates a los desarrolladores de Windows 7 es el de realizar un sistema operativo más centrado en el usuario. Lo que se ha podido ver en la versión preliminar no ha sido demasiado espectacular, ya que el aspecto del escritorio se asemeja mucho al de Windows Vista. Sin embargo algunos elementos apuntan a determinadas mejoras en lo que respecta a la usabilidad.  Uno de los objetivos es el de mejorar radicalmente tanto el reconocimiento de voz como el de escritura. En cuanto al funcionamiento del escritorio y el manejo de fichero y carpetas se está desarrollando un explorador de Windows desde cero, del que no se han podido ver más que algunos elementos en la versión preliminar.

 

Se ha cambiado la integración y configuración de la barra lateral, además de modificar el sistema de gadgets que pueden incorporarse a la misma. También se ha cambiado la visualización y personalización de las carpetas, sobre todo en lo que se refiere a contenidos multimedia. Se ha añadido un nuevo estilo de visualización y varios controles adicionales que afectan a la personalización del aspecto del explorador de Windows.

 

También se ha modificado el uso del panel de control, que permite la visualización de todos los elementos del panel para volver al aspecto clásico. Los elementos nuevos del panel de control dan una idea de nuevas funciones que encontraremos en Windows 7.

 

 

 

Otro detalle menor que se ha podido probar es el de la calculadora. En la nueva versión es posible utilizar las modalidades clásica, científica y una nueva calculadora con funciones para programadores y otra para funciones estadísticas.

 

Multi Touch

 

Una de las funciones más espectaculares del nuevo Windows 7 es la compatibilidad con un interfaz tipo Multi-Touch. La presentación de esta función se hizo a lo grande con la presencia de Bill Gates y Steve Ballmer y desveló un entorno de usuario basado en Microsoft Surface que puede ser controlado con los dedos directamente sobre una pantalla táctil. Además de mostrar las posibilidades del interfaz, se pudieron ver algunas aplicaciones en funcionamiento como un editor de imágenes, un piano virtual y un gestor de mapas.

 

 

También se pudieron vislumbrar algunos detalles del escritorio de Windows 7 como una nueva barra de tareas más ancha que la tradicional y que muestra iconos más grandes y sin texto. Durante la presentación se hizo notar este detalle a Julie Larson Green, la encargada de realizar la demostración, y esta afirmó que era algo en lo que se estaba trabajando en Windows 7 y que… se suponía que no tenía que hablar de ello. Indicios de que quizás esa barra de tareas esconda algo más importante que un simple cambio de aspecto.

 

  

Durante la presentación también se insistió que el entorno MultiTouch solamente era una de las posibilidades en lo que respecta a la interacción con el usuario de Windows 7 y que se trataba de una función aplicable a operaciones concretas, que no pretendía sustituir completamente al teclado y al ratón. El hecho es que este nuevo entorno puede dar un serio empujón a productos como los Tablet PC, que aún no han despegado como podría esperarse entre otras cosas por culpa precisamente del interfaz y el sistema operativo.

 

Multimedia

 

Las aplicaciones multimedia también han merecido la atención de los desarrolladores de Windows 7. El cambio más aparente es la renovación del Windows Media Center, que en la versión Milestone 1 aún conserva algunos elementos estéticos de la versión anterior. Los cambios también han afectado al Windows Media Player, con una modificación de los menús reduciendo el número de elementos por defecto para mejorar la visualización. También se han agregado nuevos gadgets, como una función de favoritos similar a la de los navegadores de internet.

 

 

Un Windows virtual

 

Una innovación en línea con los movimientos de Microsoft en el mundo online, es el de los dispositivos virtuales. Se trata de integrar como un componente más del sistema servicios de almacenamiento remoto y otros equipos o dispositivos conectados a la red. Por un lado se busca la integración de la tecnología de discos duros virtuales (VHD) mediante contenedores que emulan la estructura de un disco duro que no existe físicamente, pero con el que podremos trabajar como si fuera un disco real (incluyendo la posibilidad de utilizar el sector de arranque para ejecutar un sistema operativo). En teoría sería posible conectarnos a internet, buscar un disco duro virtual, montarlo en nuestro sistema y arrancar desde ese disco duro virtual con el sistema operativo que tenga instalado.

 

 

 También se implementará de forma nativa la conectividad con escritorios virtuales en los que podremos trabajar de forma remota mediante la tecnología Hyper-V.

 

Conclusiones

 

En realidad, y a la espera de lo que revelen las siguientes versiones preliminares M2 y M3, no parece que Windows 7 vaya a ser revolucionario. Algunos aspectos del sistema, como la incorporación de un interfaz Muti-Touch o nuevas aplicaciones multimedia, no dejan de ser espectaculares cambios cosméticos.

El que se esté trabajando con la misma base de Vista puede desilusionar, pero en realidad en parte resulta una ventaja. Si realmente Microsoft está prestando oido a las quejas de sus clientes (y todo apunta a que así es) es probable que gran parte del trabajo de los desarrolladores se centre en optimizar el núcleo de Vista y, sobre todo, a solucionar los problemas que está presentando (algunos parecen incluso solucionarse en el sistema Windows Server 2008).

 

Así que con un poco de suerte, Windows 7 no será revolucionario, pero podrá ofrecer todo el potencial que se adivina detrás de Windows Vista y que no acaba de mostrar. Al fin y al cabo lo que buscamos es un sistema operativo estable, con buen rendimiento y con una interfaz de usuario intuitiva con la que podamos trabajar sin problemas. Los experimentos de Cloud Computing y entornos de usuario revolucionarios quizás sea mejor dejarlos para más adelante.

 

Índice de contenidos

 

1. Todos los secretos de Windows 7

2. Cómo es Windows 7

 

  • Share This