Usenet, R.I.P.

La legendaria red de grupos de noticias fue una de la precursora de las modernas redes sociales, pero hoy en día su popularidad ha ido decreciendo de forma dramática, y muchos consideran que Usenet ha muerto tal y como la conocimos. Concebida en la Universidad de Duke en 1979, su verdadera explosión se produjo a finales de los años 80 y sobre todo con el nacimiento de la Internet que hoy conocemos, a principios de los 90.

 

Los que rondéis los 30 años seguramente recordaréis con cariño los tiempos en los que este sistema descentralizado era la mejor forma de comunicar todo tipo de opiniones y dudas a las distintas comunidades de usuarios de la incipiente Internet. Usenet se transformó muy pronto en un canal de comunicación que hoy en día sólo podría compararse al de las redes sociales, y que como afirma Sascha Segan en su artículo en PC Magazine, no hacía uso más que de texto.

 

 

De una forma inconcebible en el fragmentado mercado web actual, Usenet era el sitio en el que podías expresarte. Concebido en aquellos tiempos de ideales y sin ánimo de lucro de la Internet original era -en realidad es, pero sobre todo era- una serie de foros de discusión llamados “grupos de noticias” compartidos por miles de ordenadores, que transferían nuevos mensajes varias veces al día“.

 

Aquellos grupos de noticias o “newsgroups” comenzaron pronto a organizarse en una jerarquía que permtía clasificar temas y ramas de debate dentro de esos temas, y supuso todo un descubrimiento para todo tipo de usuarios buscando por una discusión profunda y a menudo realmente bien fundamentada en la que los expertos siempre estaban dispuestos a intervenir. Hoy en día sólo los foros recuerdan el funcionamiento del sistema descentralizado de Usenet, pero su uso real está decreciendo de forma dramática.

 

 

Algunos de hecho ya lo han condenado al ostracismo, y varios proveedores de Internet fueron limitando gradualmente las opciones de acceso al protocolo NNTP que permitía acceder a estos foros de noticias. La aparición de buscadores de artículos en los newsgroups como los que propusieron Google o Dejanews parecían poder hacer resurgir el fenómeno.

 

Sin embargo, Usenet ha sobrevivido sólo para ofrecer un servicio de descargas de contenidos (normalmente protegidos por los derechos de autor) distribuido y que en esencia es una alternativa más a los famosos clientes de la red ed2K o BitTorrent. Precisamente la presencia de los grupos alt.binaries.* ha supuesto un gran perjuicio para los usuarios “convencionales” que sólo querían seguir usándolo como un sitio donde encontrar respuestas o una buena conversación. Como comentábamos, ese uso “ilegal” ha provocado la ausencia de soporte por parte de los proveedores de Internet, y aunque existen clientes que aún permiten el acceso a tales recursos, lo cierto es que Usenet parece formar parte ya de nuestro pasado.

 

  • Share This