¿Averiado o compra compulsiva?

El 8% de los aparatos electrónicos en España regresan a su comercio de origen porque, según los consumidores, están averiados o no funcionan correctamente. Aunque en algunos casos se trate de arrepentimiento por la compra efectuada (normalmente por razones económicas), los españoles preferimos decir que el producto está en malas condiciones, según revela un estudio de la consultora Accenture.

 

A pesar de que el índice de fallo de producto es de un 5% y se asemeja al nivel de devoluciones, todavía quedan 3 de cada 100 aparatos electrónicos en perfectas condiciones que se devuelven por defecto de fábrica. De hecho, entre un 62% y un 85% de los clientes afirma  que el productos adquirido está defectuoso cuando realmente está en perfectas condiciones. Así, preferimos decir que el portátil, por ejemplo, tiene un fallo técnico que admitir que la compra fue un capricho o impulso consumista.

No obstante, esta filosofía es más bien europea. En Estados Unidos, por ejemplo, los consumidores piensan de manera diferente. Un 27% de las devoluciones norteamericanas se justifican como un remordimiento del comprador frente al 6% de Europa.

Aunque los porcentajes de devolución de los productos electrónicos son muy parecidos, los portátiles y los MP3 están en los primeros puestos de esta lista. Detrás, con un 4%, quedan los auriculares, los GPS y los reproductores de DVD.

 

  • Share This