Llave USB biodegradable

Una empresa de Hong Kong llamada Hoshino ha conseguido fabricar una memoria USB que ha sido creada con un material llamado polylactide (basado en maíz fermentado) que si se somete a altas temperaturas en unos hornos especiales es totalmente biodegradable. Obviamente no podremos hacerlo en casa, aunque sí es un paso más para que la industria de productos informáticos y de electrónica de consumo ayuden a deshacernos de toda la “basura” tecnológica que producen principalmente los países desarrollados.

 

La memoria USB FD-300 todavía no está en venta y no se está fabricando masivamente porque los responsables de Hoshino quieren ver primero cuál será su aceptación. Por este motivo, ni se conocen precios (es probable que sean ligeramente superiores a las que no son biodegradables) ni sus diferentes capacidades de almacenamiento.

 

De todas formas, hay que aclarar que lo que es biodegradable (como el portátil de Fujitsu con su carcasa de maíz) es la funda de la memoria USB, ya que por el momento los cirtuitos impresos no se han podido fabricar con este tipo de materiales. Sin embargo, es tal la cantidad de memorias USB que nos invaden (como los disquetes en su día), que el hecho de poder reciclar sin problemas sus carcasas sería muy de agradecer para la salud de nuestro planeta.

 

  • Share This