Vinilos a 78 RPM en la Red

Vinilos a 78 RPM en la Red
13 de agosto, 2008

Un aficionado a los viejos discos de vinilo de 78 RPM comenzó hace algunos meses a ir digitalizando toda esa música y convirtiéndola en formato MP3 para luego ponerla a disposición de los internautas y amantes de música antigua. Cliff Bolling ya tiene publicados casi 3.800 MP3 con canciones de principios y mediados del siglo pasado, algo que entre otras cosas permite que el copyright de esas obras haya expirado.

 

Este residente en Portland, Oregon, se dio cuenta de que su colección de viejos 78s (como se conoce tradicionalmente a este tipo de singles en vinilos de 78 RPMs) podían servir para un propósito realmente original: hacer que la gente conociese música que de otro modo difícilmente podría escuchar. Eso le llevó a comenzar a digitalizar estos viejos discos con un ordenador y un viejo tocadiscos Gerard de los años 50 que según Bolling dispone de un cartucho VR de General Electric que “es excelente para reproducir 78s“.

 

 

 

 

No hay post-procesado del sonido, de modo que todos esos “ruiditos” típicos de los discos de antaño se conservan en las grabaciones que ha realizado Bolling. Hasta el momento este singular internauta ha colgado 3.739 MP3s, y aún tiene 2.500 discos más para digitalizar -“probablemente tarde unos 10 o 15 años en digitalizar el resto de discos“-, una tarea que comenzó a realizar hace 5 años y que nunca imaginó que tendría el éxito que ahora tiene. Inicialmente apenas tenía unas pocas visitas en su página, pero los enlaces que le hicieron en sitios como StumbleUpon o Reddit el pasado mes de julio hicieron que ahora llegue a las 11.000 páginas vistas al día.

 

 

 

 

Un montón de gente joven accede al sitio, y es impresionante que escuchen canciones hoy que fueron originalmente grabadas hace 75 años. Es increíble que la gente escuche esto. En lo que respecta al copyrights, parece que todo va bien, porque nadie me ha llamado para que cierre el sitio o algo así“, afirmaba Bolling en la entrevista con Wired. Efectivamente, dada la “edad” de estas grabaciones, la mayoría de ellas ya no disponen del tradicional copyright, y eso ha permitido entre otras cosas que estas antiguas grabaciones de artistas desconocidos en su mayoría puedan ser escuchadas sin problemas.

 

 

 

  • Share This