La RIAA, obligada a pagar

La SGAE estadounidense sigue su lucha feroz para proteger los derechos de autor, pero esta vez le ha salido el tiro por la culata, y tendrá que pagarle a un usuario al que había demandado nada menos que 107.951 dólares. Los casos legales que este organismo sostiene contra todo tipo de organismos y portales de Internet pretenden atajar el tráfico de contenidos, pero a menudo se topan con dosis de su propia medicina.

 

La versión norteamericana de nuestra querida SGAE no para de demandar a todo el mundo, pero de cuando en cuando su estrategia se vuelve contra ellos. Aunque han logrado algunas sentencias favorables, al menos en dos ocasiones sus demandas legales se han vuelto contra ellos, y en lugar de lograr sentencias condenatorias para los teóricos culpables, han tenido que pagar a los demandados, que han sido declarados inocentes.

 

 

Es lo que ha ocurrido con el caso Atlantic contra Anderson, que ha llevado nada menos que 3 años en ser zanjado en los tribunales y en el que la RIAA finalmente retiró las acusaciones tras admitir que no tenían caso real. Eso ha provocado que la RIAA tenga que pagarle a Anderson 107.951 dólares según la sentencia del juez del pasado 28 de julio de 2008. Lo mismo ocurrió con otro caso similar de otro usuario llamado Foster al que la RIAA le tuvo que pagar 68.000 dólares en concepto de costes legales.

 

 

Lo mejor de todo es que Anderson no se ha quedado callado, y ahora ha demandado a Atlantic (los mismos que le demandaron a él a través de la RIAA) acusándoles de malas prácticas para detectar este tipo de actividades. Veremos si logra ganar el caso y la RIAA comienza a pensarse mucho más a quien acusar.

 

 

  • Share This