50 años de circuitos integrados

El 12 de septiembre de 1958 Jack Kilby, de Texas Instruments, fue el primero en demostrar qué era un circuito integrado. Algo más tarde Robert Noyce también influiría en ese concepto. Ambos cambiaron la historia para siempre. El circuito integrado supondría la base de la electrónica moderna, y gracias a este componente hoy podemos disfrutar de procesadores que no existirían sin aquel legendario avance.

 

Kilby, que por entonces trabajaba en Texas Instruments, se llevó el mérito conjuntamente con Robert Noyce, que un año más tarde patentaría la idea y que además lograría producir junto a varios ingenieros de Fairchild el primer circuito integrado monolítico sobre una lámina de silicio. Este proceso sirvió para popularizar el desarrollo de circuitos integrados, y aunque Noyce llegara algo más tarde, sus avances resultaron fundamentales, de forma que tanto él como Kilby son considerados como los padres del Circuito Integrado (CI).

 

 

La historia de este componente no comenzó con un éxito arrollador: tan sólo los militares y la NASA comenzaron a usarlo tímidamente, y no fue hasta que la Fuerza Aérea de EE.UU. comenzó a usarlo en misiles guiados que sus desarrolladores comenzarón a ver sus posibilidades. Su uso se fue multiplicando, y en 1965 un ingeniero llamado Gordon Moore realizaría un célebre informe en el que publicó su famosa Ley de Moore, en la que afirmaba que el número de transistores se duplicaría de año en año.

 

 

Y lo hizo, para sorpresa de todos. Los circuitos electrónicos basados en CI fueron creciendo en complejidad, y en 1969 la recién fundada Intel (que crearon conjuntamente Noyce y Moore) desarrolló uno de los primeros procesadores comerciales de la historia, el 4004. A partir de ahí la carrera por los procesadores más potentes y versátiles jamás terminaría, pero los CI no solo acompañarían a estos desarrollos, sino que siguieron formando parte de miles de dispositivos electrónicos de todo tipo.

 

  • Share This