Blu-ray y televisores HD

Otra razón que explica el fracaso del Blu-ray viene de la mano de la necesidad de disponer de un televisor de alta definición para poder sacarle partido. Cuando se lanzaron los reproductores de DVD cualquier consumidor podía comprar un dispositivo, conectarlo a su televisión convencional y disfrutar de la calidad DVD. Sin embargo, con el reproductor Blu-ray es necesaria una televisión de alta definición para poder disfrutar de la imagen y sonido de estos discos ópticos.

 

Aunque las ventas de televisiones de pantalla plana Full HD van a buen ritmo, no todos los compradores están dispuestos a gastarse 300 euros en un reproductor de Blu-ray más 1.500 euros por un televisor donde reproducir las películas de este formato.

 

En este sentido, también se puede destacar que según la encuesta de la consultora ABI que ya hemos mencionado, la mayoría de los usuarios no perciben la diferencia entre la calidad de imagen de blu-ray y DVD. Para la mayoría de los consumidores la calidad DVD es suficiente. Por lo que muchos pensarán: ¿para qué comprar algo más caro si se ve igual?

Otra explicación quizás menos comentada pero que puede ser importante es la dificultad de copiar películas Blu-ray. Los discos BD incorporan siete sistemas anticopia: AACS, BD+ y Rom Mark, SPDG, HGTT, ICT y DCT. Estas protecciones anticopia hacen que copiar una película Blu-ray sea una tarea sólo apta para expertos con potentes equipos informáticos. Sin embargo, duplicar u obtener un DVD en una P2P es un proceso más sencillo.

 

Contenido del especial

1. El futuro incierto de Blu-ray

2. ¿Por qué Blu-ray no despega?

3. ¿Qué le espera a Blu-ray?

 

  • Share This