El futuro incierto de Blu-ray

Los discos Blu-ray, sobre todo desde la reciente renuncia a la lucha del formato rival HD-DVD, representan una revolución pendiente, un sistema de reproducción de películas que ofrece una calidad de imagen y sonido muy altas, pero que según todos los indicadores no acaba de despegar. Para poder medir el impacto del lanzamiento del Blu-ray, su repercusión y qué futuro le espera, vamos a compararlo con el escenario y los datos de la aparición de su formato antecesor: el DVD-Vídeo.

 

A finales de 1996 se presentaba en el mercado el formato DVD-Vídeo de la mano del consorcio DVD, ofreciendo mejoras espectaculares en calidad de imagen y sonido respecto al sistema que estaba destinado a sustituir: el VHS. En un escenario parecido se produjo el lanzamiento de Blu-ray en el año 2003 por parte de la BDA, con idéntico objetivo: ofrecer una nueva alternativa de mayor calidad respecto al DVD. Una situación similar en la que, sin embargo, el Blu-ray encontró, a diferencia del DVD en su tiempo, un potente rival: el HD-DVD. La evolución de los dos formatos, el DVD y el Blu-ray, cada uno en su tiempo, han tomado caminos muy dispares.

 

Mientras que el DVD experimentó un rápido crecimiento, el Blu-ray no parece que haya despegado con tanta fuerza. En los primeros 7 años de vida, el DVD vendió más de 3 millones de reproductores en España, según el Ministerio de Cultura. Sin embargo, el formato Blu-ray sólo ha vendido 712.000 reproductores en los 5 años que lleva en el mercado, según datos del Blu-ray Club. Además la mayor parte de las ventas corresponden a la PlayStation3. Esta consola de última generación lleva el reproductor incorporado y ha vendido en España hasta el momento unas 700.000 unidades, lo que representa el 90% de las ventas de Blu-ray, tal y como informa la consultora alemana Gfk, pero muy pocos de sus usuarios la utilizan para ver películas Blu-ray.

 

Estas cifras más bien decepcionantes tampoco se han visto mejoradas de forma espectacular con la desaparición de los reproductores HD-DVD, tal y como cabía esperar. De hecho tampoco parece que la situación vaya a cambiar a corto plazo.

 

En una encuesta realizada por la consultora ABI se desvela que más de la mitad de los encuestados no tenían planteado adquirir un reproductor Blu-ray porque consideraban suficiente la calidad de imagen de su reproductor DVD. De los pocos que tenían previsto comprar un aparato, un 23% no preveían hacerlo antes del 2009.

 

Para ver otro aspecto de este fenómeno, es conveniente echar un vistazo al mercado de películas grabadas en Blu-ray. En lo que llevamos de año se han vendido 300.000 películas Blu-ray, según Blu-ray Club, que contrastan con los 30 millones de DVD que se vendieron el año pasado en nuestro país.

 

Contenido del especial

1. ¿Por qué el Blu-ray no despega?

2. Blu-ray y televisores HD

3. ¿Qué le espera a Blu-ray?

 

 















  • Share This