¿Por qué Blu-ray no despega?

Existen varias razones por las que el Blu-ray no termina de cuajar en el mercado de la electrónica de consumo. El precio es, sin duda, uno de los motivos principales. El DVD era, relativamente, mucho más barato de lo que es el Blu-ray cuando apareció.

 

Un reproductor DVD costaba en el 2000, tres años después de su lanzamiento, 350 euros mientras que un aparato de Blu-ray costaba unos 2.330 euros en el 2006, el mismo período tras su puesta en el mercado. Casi diez veces más para un dispositivo que, en el fondo, cumple la misma función y de forma similar (con las salvedades de la diferencia de calidad).

 

 

Aunque el descenso de precio de los reproductores Blu-ray ha sido drástico, las ventas no lo han notado tanto como en el caso de los DVD. En el año 2007, un dispositivo de Blu-ray costaba unos 1.000 euros, más de 1.300 euros de bajada en tan sólo un año con respecto a los 2.330 de precio medio mencionado para 2006. Sin embargo, en cuatro años los reproductores de DVD bajaron de 350 euros a 100 euros, es decir, 250 euros de diferencia, un 60% de bajada de precio.

 

Este año, ya se pueden conseguir reproductores Blu-ray por unos 300 euros mientras que un DVD ya puede adquirirse por menos de 90 euros. Además en el caso del DVD existen multitud de modelos que no pertenecen a marcas de primera fila que ofrecen reproductores por precios por debajo de los 50 euros. En el caso del Blu-ray prácticamente sólo podemos encontrar en el mercado modelos de marcas reconocidas y no demasiada variedad.

 

 

 

También hay que señalar que las grandes marcas de electrónica de consumo, por lo menos en España, tampoco parecen apostar con fuerza por el formato. Incluso la propia Sony, salvo por la PS3 pero con otros objetivos, aún siendo la principal valedora de Blu-ray no ha apostado por una política agresiva de precios o promociones o cualquier otro valor añadido como estrategia de márketing que pudiera propiciar un despegue en la popularidad del formato de alta definición. 

 

En el caso de las películas, también hay diferencias en el precio. Frente a los 30 euros de una película de blu-ray, podemos conseguir un DVD por unos 18 euros.

 

Contenido del especial

1. El futuro incierto de Blu-ray

2. Blu-ray y televisores HD

3. ¿Qué le espera a Blu-ray?

 

 

  • Share This