Silla de ruedas autonóma

“Ir a mi casa”. Dicho y hecho. Los investigadores del Instituto de Tecnología de Massachussetts han desarrollado una silla de ruedas que transporta automáticamente a determinados lugares sin intervención del usuario.  Esta silla de ruedas electrónica se basa en un mapa que guarda en su memoria los lugares más habituales que visita cada persona y un sistema autónomo de locomoción para ser transportados con sólo pedirlo.

 

El sistema de esta silla se basa en un receptor GPS que localiza la ubicación  y guarda los lugar que el usuario define como favoritos para poder volver a ellos. “El sistema aprende y se adapta a los usuarios“, explica Nicholas Roy, el asistente de aeronaútica y astronomía, codesarrollador de la silla del Instituto de Tecnología de Massachussets.

 

Así, si el usuario visita por primera vez la casa de un amigo y quiere guarda la ubicación sólo tendrá que decir al sistema que “es la casa de Paco”. De esta manera, la dirección será guardada en el mapa para una próxima visita.

El sistema es mucho más que un GPS. Nicholas Roy y Seth Teller, dos de los cientifícos que han fabricado esta silla, han explicado el sistema también incluye WiFI, cámaras de alta definicion y detectores de huellas dactilares para reconstruir y localizar el entorno en el se mueve la silla.

Los científicos del MIT han desarrollado esta silla de ruedas de movimiento autónomo en varios modelos de diferentes tamaños y máquinas para adaptarse a las diferentes condiciones de los discapacitados.

De momento, esta silla ha sido probada por 100 pacientes reales en la Casa Boston en Dorchester y los resultados han sido positivos. Sin embargo, los investigadores siguen con estudiando para que el sistema puede detectar otras sillas, paredes y obstáculos. En definitiva, mejorar el sistema.

 

 

  • Share This