Amiga OS 4.1 revive la leyenda

Amiga OS 4.1 revive la leyenda
23 de septiembre, 2008

Este sistema operativo sigue vivo a pesar de que el legendario Commodore Amiga ya hace mucho tiempo que ha pasado a ser casi un objeto de coleccionistas. Los seguidores de esta plataforma están de enhorabuena con esta nueva versión, que aporta mejoras muy interesantes y que puede ser ejecutada en cualquier procesador PowerPC. Además incluye un sistema de composición de ventanas que nos regala una interfaz visual notable.

 

El Commodore Amiga y su sistema operativo, Amiga OS, demostraron al mundo entero la potencia de conceptos como la multitarea real o multimedia cuando el resto de grandes de la informática trataban de avanzar en otros campos. Su época dorada, a finales de los 80 y principios de los 90, terminó más pronto de lo que sus fieles fans esperaban debido a una pésima gestión de la marca y de su tecnología.

 

 

Aunque el ordenador como tal dejó de desarrollarse a mediados de los 90, el sistema operativo siguió su propio camino en el que intervinieron varias empresas. La arquitectura necesaria para poder ejecutar Amiga OS fue variando con el paso del tiempo, pero desde hace algunos años los responsables de su desarrollo se han centrado en la plataforma PowerPC. Hoy en día es posible acceder a sistemas con una configuración adecuada para este sistema operativo, y la buena noticia es que sus desarrolladores siguen trabajando en él, como demuestra Amiga OS 4.1.

 

 

Esta última revisión está ya disponible por apenas 100 euros, y en Ars Technica han realizado un excelente repaso de lo que nos podemos encontrar. En primer lugar detallan la solución del hardware compatible, que ha mejorado gracias al acuerdo con el fabricante ACube y sus placas base SAM440 para procesadores PowerPC, ideales para la instalación de este sistema operativo. A partir de ahí en Ars Technica desvelan las novedades de Amiga OS 4.1, que sin poder compararse a los sistemas operativos más potentes de la actualidad si propone interesantes características.

 

 

Entre ellas está un nuevo sistema de gestión de memoria, además del uso de una capa de composición para la visualización de ventanas. Esta capa permite mucha mayor potencia visual y además hace uso de la aceleración hardware de las tarjetas gráficas, aunque eso sí, también impone cierto requisito y por ejemplo el autor del texto original recomienda la conexión de una Radeon 9250 para que todo funcione perfecto.

 

 

Otra de las novedades es el nuevo conjunto de sistemas de ficheros, que está formado por un fichero de memoria virtual, que tiene el mismo propósito que la partición swap de Linux. Por el otro está el JXFS, que es un sistema de ficheros de 64 bits que trabaja conjuntamente con SFS (Smart File System).

 

 

La compatibilidad hardware ha mejorado notablemente en apartados como los dispositivos USB, algo importante, y por lo visto una vez utilizando el sistema todo funciona como cualquier usuario de Amiga podría esperar. La interfaz es muy atractiva, y aunque el abanico de aplicaciones es más limitado que en otras alternativas, parece que Amiga OS no ha perdido su encanto. Y nos alegramos por ello.

 

  • Share This