Netbook Asus EeePC 1000H

Netbook Asus EeePC 1000H
29 de septiembre, 2008

El mercado de los netbooks se ha desarrollado con una rapidez vertiginosa. Los UMPC evolucionaron de un modo mucho más irregular, por ejemplo, aunque atacaban a un segmento similar. Sin embargo, la llegada del procesador Atom de Intel ha marcado las diferencias necesarias para que los productos sean mucho más honestos y útiles.

 

Mientras que los UMPC hacían uso de un procesador VIA C7 en su mayor parte, los netbooks han integrado de forma mayoritaria el procesador Intel Atom N270. Tanto su rendimiento como su consumo encajan a la perfección en esta nueva categoría de portátiles ultraligeros de bajo coste que son los netbooks, con precios en torno a los 400 euros y un rendimiento suficiente para instalar Windows XP, Linux, Vista o incluso Mac OS X.

 

La gama EeePC fue la primera en adentrarse en este mercado, evolución del OLPC (One Laptop Per Child) que, en vez de centrarse en las economías más débiles y en proceso de desarrollo, ofrecía para la gente de a pie un portátil fácil de usar y con un precio al alcance de todo el mundo.

 

De todos modos, los primeros modelos estaban limitados por sus escasas prestaciones, poca capacidad de disco y pantalla con una resolución demasiado modesta (800 x 480 puntos). El EeePC satisfizo a una audiencia puntual, pero pronto otros fabricantes tomaron la delantera a Asus con sus propuestas basadas en Atom, con disco duro convencional en vez del basado en memoria flash y con pantallas de 8,9 pulgadas o 10 pulgadas y más resolución.

 

HP fue el único fabricante que se desmarcó con su modelo 2133, equivocándose en absolutamente todo: un procesador con un rendimiento deficiente, una pantalla con excesiva resolución y un acabado excelente, pero inapropiado para esta gama de ordenadores netbook.
De todos modos, Asus ha conseguido recuperar el liderazgo y la iniciativa en esta gama con el modelo EeePC 1000H.

 

Si bien el hardware es esencialmente el mismo que el de otros ordenadores de MSI, Beep, Medion, Visa, Ahtec, Acer, Airis, Lenovo, Dell o Toshiba, presenta ciertas ventajas estratégicas como la batería estándar de 6 celdas frente a las 3 celdas estándar en otras marcas.  O el fácil acceso a los componentes internos para realizar tareas de mantenimiento como el cambio de disco duro o la ampliación de memoria de 1 Gbytes a 2 Gbytes. Es algo más grande que otros netbooks y algo más pesado, pero sin perder la ultraportabilidad y ganando en autonomía.

 

 

EeePC 1000H frente  todos

 

A la hora de investigar mercado, los mayores competidores de Asus son el Acer Aspire one con más disco duro aunque con batería de 3 celdas. MSI Wind es más caro y con batería de 3 celdas, aunque sus innumerables clónicos (Beep, Medion) tienen precios más sensatos aunque con batería estándar de 3 celdas.

 

Los fabricantes de marca suelen ser menos competitivos, con configuraciones menos atrevidas tal vez por miedo a canibalizar sus modelos ultraportátiles de gamas medias y altas. Lo cierto es que en muchos casos sólo es posible adquirir netbooks con Linux, disco duro flash de baja capacidad y 512 Mbytes de memoria, por ejemplo. Y además sin posibilidades evidentes de ampliación.

 

Así pues, el EeePC 1000H se posiciona muy bien a falta de que otros fabricantes reacciones con sus baterías de más capacidad. De todos modos, Asus puede aún ofrecer una batería de 9 celdas que sobresalga por la parte de atrás, ganando unas dos horas y media más de autonomía. Si lo hiciese, más de un usuario se lanzaría a por esa batería sin dudarlo un momento.

Rendimiento esperado

 

El rendimiento del Asus EeePC 1000H está a la par con modelos como MSI Wind. Internamente es el mismo hardware, con el procesador Atom N270 en el centro del sistema, con una velocidad de 1,6 GHz nominales, pero que se pueden aumentar hasta 1,8 GHz en el modo de alto rendimiento o reducir hasta 1,2 GHz en el modo de ahorro de batería. El chip gráfico GMA 945 está integrado, así como el chip ICH7 de entrada y salida.

 

La memoria de 1 Gbyte DDR2 a 533 MHz es el último componente estándar en estos equipos netbook, pues la red WiFi es mejor en el modelo 1000H al ser de tipo 802.11n. El audio está certificado Dolby, aunque entre las aplicaciones más habituales de estos equipos no está la de ser el centro neurálgico multimedia. De hecho, la reproducción de vídeo está limitada a resolución estándar, sin que sea posible reproducir contenidos en alta definición con soltura.

 

En pruebas como Kribibench, que hacen énfasis en la CPU y la memoria, el resultado obtenido a máxima velocidad fue de 0,23 fps, a la par con el equipo MSI Wind. En PC Mark los resultados fueron similares: modestos pero correctos y suficientes para este tipo de ordenadores.
La autonomía con WiFi encendido y usando el benchmark Battery Eater Pro fue de 271 minutos (4 horas y 31 minutos). Una cifra que permite salir de casa sin el cargador en la mayoría de las  situaciones.

Estética correcta

 

Una de las claves de los netbooks es mantenerse siempre un punto por debajo de los portátiles de gamas medias y altas. Una diferenciación es la resolución de pantalla, así como la conectividad, con ausencia de ranura Express Card, por ejemplo. Tampoco hay medidas de seguridad como TPM o lectores biométricos de huella dactilar. Y el acabado es bueno, pero no tanto como los portátiles “caros”.

 

 

De todos modos, el EeePC 1000H consigue “dar el pego”, con una carcasa blanca o negra, pero que en el caso de la negra adopta un aspecto glossy (brillante) muy distinguido. Además, el teclado es de los mejores del panorama de netbooks actual. Acer también tiene una estética acertada, y el MSI Wind y sus clónicos ofrecen un teclado bien dimensionado y cómodo, pero en conjunto el EeePC 1000H es más equilibrado en conjunto. Eso sí, sin comprometer a los equipos de gamas medias y altas, canibalizando ese mercado.

Así pues, el Asus EeePC 1000H se posiciona entre los mejores equipos netbook del momento. Puede ser un poco más pesado que otros modelos, pero la batería de  celdas merece la pena. Y las posibilidades de ampliación para memoria y disco duro son excelentes gracias a la facilidad para acceder a estos componentes.


Conclusiones

Los fabricantes de marcas reconocidas como Toshiba, Fujitsu o Dell ofrecen (o no lo hacen en absoluto como Sony) gamas de netbooks bastante limitadas en lo que a características y ergonomía se refiere. Teclados ridículos, almacenamiento escaso o pocas posibilidades de ampliación son algunas de las carencias que en cierto modo suponen diferenciar a los netbooks de sus propuestas más solventes y caras dentro de la ultraportabilidad.

 

De todos modos, esta diferenciación es un tanto exagerada. Modelos como EeePC 1000H son muy correctos en todo, aunque al mismo tiempo cierran las puertas a características como la protección de los datos mediante chips TPM, la resolución de pantalla es incómoda para trabajar con presentaciones u hojas de cálculo y las carcasas no son especialmente resistentes ni emplean materiales de alta tecnología. Tampoco hay posibilidad real de disfrutar de contenidos de alta definición, por ejemplo.

 

Y los módems HSDPA no se acaban de introducir a pesar de los anuncios, posiblemente a la espera de que se establezcan con claridad las fronteras entre los netbooks y los ultraligeros “caros”. Quien busque un portátil ultraligero con esas características no va a decantarse por un netbook. Puede que además del portátil caro compre uno barato. Pero no sólo el barato.

Sin embargo, sí puede suceder que quienes se acerquen a la informática en movilidad a partir de un netbook acaben por adquirir un ultraportátil “caro” en busca de lo que les falta en el más económico. No inmediatamente, pero sí en un plazo de 6 a 12 meses. Y desde luego quienes adquieran un netbook estarán atentos a las novedades en el mundo de la informática ultraportátil. Una oportunidad para cualquier empresa con un buen producto y buenos argumentos. Eso sí, en Muy Computer velaremos por la veracidad de esa información para contrastarla y analizarla.

 

  • Share This