China espía a Skype

China espía a Skype
3 de octubre, 2008

TOM, el partner que permite el acceso a las prestaciones de Skype a los ciudadanos chinos, ha modificado los términos de uso de este software, y se ha descubierto que espía y registra las conversaciones realizadas con este servicio. En Skype se lavan las manos y afirman que las conversaciones convencionales entre usuarios de Skype son seguras y privadas, pero de nuevo nos encontramos ante un problema de permisividad a China.

 

No es la primera vez que ocurre, pero es evidente que la influencia de China y los beneficios económicos que muchas empresas obtienen en ese país tapa todo este tipo de escándalos. El último está protagonizado por Skype, la popular empresa de servicios de voz que entró en China de la mano de Tom Group, una empresa de Hong Kong controlada por el multimillonario Li Ka-Shing.

 

 

Este grupo ha introducido las funcionalidades de Skype en China a través de TOM, la “versión local” del famoso cliente de VoIP, pero lo ha hecho de una manera singular: se ha descubierto que TOM registra todo tipo de datos durante dichas conversaciones, y un informe en formato PDF desvela todos esos secretos: 

 

– Los mensajes de texto del chat de TOM se escanean para ver si contienen ciertas palabras, en cuyo caso los mensajes se almacenan en los servidores de TOM en China.

 

– Los mensajes de texto y otros registros que contienen información personal están almacenados en servidores web públicamente accesibles junto a las claves de cifrado que permiten descifrar los datos allí guardados.

 

– Las palabras buscadas en esos “escaneos rutinarios” son, por ejemplo “independencia de Taiwán”, la secta religiosa prohibida Falun Gong, o la oposición al Partido Comunista.

 

– Aunque el informe emitido por dos organismos que tratan de proteger la seguridad en Internet y los derechos humanos se centra en los mensajes de texto, también afirma que las conversaciones de voz también se graban.

 

Todo este escándalo ha sido rápidamente explicado por el presidente de Skype, Josh Silverman, que ha explicado que aunque llegaron a un acuerdo con TOM Online para ofrecer ese servicio, los parámetros de uso estaban muy controlados. Eso sí, admite que “es de conocimiento general que la censura existe en China y que el gobierno chino ha estado monitorizando las comunicaciones hacia y desde el país desde hace años. Esto es, de hecho, cierto para todo tipo de canales como los correos electrónicos, llamadas desde fijos o móviles, o mensajería instantánea entre gente de China o entre habitantes de ese país y de otros distintos. TOM, como cualquier otro servicio de comunicaciones en China, tiene la obligación de cumplir con ese requisito si quiere operar en China“.

 

 

Sin embargo, también indica que “por lo que nosotros sabíamos, el protocolo de actuaciónd e TOM no era el de subir y almacenar mensajes con ciertos términos en ellos, y ahora estamos investigando con TOM porqué ese protocolo ha cambiado“. Silverman trata de tranquilizar a los usuarios del resto del mundo de Skype, y asegura que las comunicaciones con Skype, salvo en el caso de TOM, son totalmente seguras y privadas, pero lo cierto es que echar balones fuera no nos deja demasiado tranquilos.

 

Y como sucedió en los Juegos Olímpicos, volvemos a lo mismo de siempre en los últimos tiempos con respecto a China. Esta nación consigue que cedamos en todo, pero ellos no conceden nada.

  • Share This