Vista nunca debió existir

Vista nunca debió existir
7 de octubre, 2008

Cuando Microsoft lanzó Windows XP, lo hizo conjuntamente con Office XP con una idea en mente: lograr establecer un modelo de pago por suscripción. No más "grandes versiones de Windows", y si una evolución más continua. ¿Qué falló?

Es difícil decirlo, pero la idea era sumamente interesante. Además de lograr unificar el mercado bajo un único gran sistema operativo (con edición de consumo y otra para servidores y empresas) Windows XP conjuntamente con Office XP surgió como un desarrollo que plantearía la idea del pago por suscripción, en la que los clientes irían pagando ciertas cuotas para acceder a las actualizaciones relevantes del sistema operativo.

De hecho, el modelo nos recuerda al que ofrecen muchas distribuciones de GNU/Linux, aunque sin el concepto del pago en muchas de ellas, claro. Las frecuentes actualizaciones, menos "gordas" pero igualmente notables, ayudarían a ir puliendo el sistema gradualmente, y no centrarse en "grandes versiones" rediseñadas de cero.

Sin embargo, Microsoft no logró que el concepto funcionase, y en lugar de volver a intentarlo con más fuerza tomaron el camino fácil: el de volver al modelo clásico en el cual volverían a reinventar la rueda con un nuevo sistema operativo rehecho prácticamente desde cero. Pero si no hubieran seguido ese camino, Windows Vista podría no haber existido jamás.

1. Clave 5: Apple ha ridiculizado a Vista

2. Clave 4: Windows XP sigue triunfando

3. Clave 3: Vista es demasiado lento

4. Clave 2: Vista nunca debió existir

5. Clave 1: Vista rompía demasiadas cosas

  • Share This