Nokia N96, cargado con todo

Nokia N96, cargado con todo

Meter dentro de un terminal una cámara de 5 Mpx con flash, un GPS, reproductor multimedia, 16 Gigabytes de almacenamiento, pantalla de 2,8 pulgadas, conexión WiFi, Bluetooth y 3,5 G y más cosas no es tarea fácil, y Nokia lo consigue. Y eso sin contar que estamos ante un teléfono de cuádruple banda con la calidad de un móvil Nokia. Pero ¿qué hay que sacrificar para tener todo esto en el bolsillo en un solo dispositivo?

 

La serie N de Nokia se está convirtiendo en protagonista en la lista de los deseos de todo fanático de la telefonía móvil y ocupa un lugar privilegiado junto a los populares iPhone y los Android que están a punto de aterrizar. La receta de Nokia para que esta gama de teléfonos tenga tantos aficionados pendientes de cualquier novedad es sencilla: cargarlos con todo. Al igual que Nokia reserva para otras familias de producto ciertas características, como conectividad y buenas aplicaciones empresariales para la serie E o diseño atractivo y multimedia para la gama Xpress Music, la serie N recoge todo lo que Nokia es capaz de meter en un teléfono móvil. No digamos cuando se trata del último llegado a la familia N, el N96. No es pues casualidad que las especificaciones técnicas de este nuevo terminal sean espectaculares.

 

 

El N96 se proporciona con multitud de accesorios y cables de conexión.

 

Una pantalla de 2,8 pulgadas, lo último en sistemas de localización: a-GPS, cámara de 5 Megapíxeles con doble flash LED, conectividad total (no hay otra forma de definirlo), sintonizador digital de televisión y analógico de radio e incluso acelerómetro para detectar la posición de la pantalla. Pero el hardware sólo es una parte, en cuanto al software se han incorporado además del último sistema Symbian 9.3 con entorno gráfico S60 v3.2, reproductores tanto de audio como de vídeo, navegador web, cliente de correo, reproductor Real Vídeo y todas las aplicaciones habituales que encontramos en los modelos Symbian de Nokia.  Como hemos dicho, toda una lista de credenciales impecables tanto en su número como en lo completa que se presenta cada una en su terreno. No hay una sola función para la que Nokia haya escatimado medios. ¿Este cócktel sobresaliente garantiza un teléfono de calidad sobresaliente? Lo veremos más adelante.

 

El tacto

 

Un dispositivo que vamos a tener entre nuestras manos durante muchas horas al día, merece una atención especial al apartado del tacto. La primera impresión es que se trata de un móvil voluminoso aunque no demasiado pesado y eso da una extraña sensación, como si estuviera hueco. Nos referimos a voluminoso no solo por la pantalla, sino por el espesor. Quizás mal acostumbrados por teléfonos más estilizados como el iPhone o incluso algunos modelos de la propia Nokia, como el excelente E51, lo cierto es que el N96 ocupará más de lo previsto en el bolsillo. Es uno de los peajes de pretender integrarlo todo en un dispositivo. Las distintas antenas, la óptica de la cámara y el almadenamiento SSD tienen que encontrar su sitio por lo que el tamaño es inevitable.

 

El espesor del N96 es algo mayor a lo esperado.

 

El N96 es un teléfono con teclado deslizante con dos modos distintos. Podemos deslizar el teclado hacia abajo con respecto a la pantalla para mostrar un teclado numérico tradicional o hacer que se deslice para arriba para mostrar los controles multimedia. El sistema de deslizamiento es de buena calidad y las posiciones se fijan con seguridad. En cuanto al teclado, lo cierto es que el tacto es un poco decepcionante. Se trata de teclas retroiluminadas de diseño atractivo, pero que no resultan tan eficaces como las teclas con relieve de los terminales tradicionales y son más difíciles de manejar si no se mira al teclado. En general resulta bastante más lento para teclear textos.

El tacto del teclado del N96 deja algo que desear.

 

Los botones de control, siempre accesibles, incluyen uno para el acceso directo a las funciones más importantes en un menú rotativo. Se trata de un botón metálico que sobresale por encima de los demás no demasiado fácil de accionar sin pulsar otros botones al mismo tiempo. No nos ha gustado el tacto del botón que se encuentra en un lateral y permite utilizar el teléfono como si fuera una cámara digital. La sensibilidad del botón es mala y no permite un buen control del mecanismo de enfoque. En este caso los diseñadores de Nokia tendrían que haberse inspirado en el diseño de las cámaras digitales en este caso. La incorporación del acelerómetro es un acierto y permite cambiar la disposición de la pantalla con solo rotar el terminal. Cualquier función del teléfono compatible con el formato apaisado puede activarse con esta función. Lo que sorprende un poco es que Nokia no haya activado la opción por defecto y haya que activarla en las propiedades de la pantalla. Se agradece la facilidad con la que se puede retirar la tapa de atrás del teléfono para acceder a la batería y la tarjeta SIM, algo que no siempre ha sido bien resuelto por Nokia.

 

 

La apertura de la tapa es más sencilla que con otros modelos Nokia.

 

La vista

 

En un teléfono declaradamente multimedia la pantalla es un apartado fundamental, y en el caso del N96 tenemos un sobresaliente en forma de LCD de 2,8 pulgadas. Los vídeos y las fotografías se reproducen de forma brillante, con colores vivos y un buen contraste incluso con luz directa del sol. El tiempo de respuesta es también excelente, incluso puesto a prueba con escenas de acción con muchos y bruscos cambios de plano. En ese sentido el vídeo publicitario incluido en el que se Se echa de menos algo más de resolución para los textos de aplicaciones ofimáticas y para la navegación web, ya que para visualizar una página diseñada para resoluciones normales tendremos que hacer uso del zoom. Sin embargo para vídeos la resolución resulta más que adecuada y en comparación con dispositivos con pantallas de 3 pulgadas la diferencia de tamaño no se nota en exceso.

 

 

La cámara

 

Nokia ha incorporado en el N96 una cámara de 5 megapíxeles con autofoco y doble flash con luz LED con prestaciones suficentes para rivalizar con las prestaciones de pequeñas cámaras compactas. Al pulsar el botón de la parte superior la pantalla mostrará la imagen que capta el objetivo, información sobre la toma y las opciones del modo de cámara. Ofrece distintos modos de escena predefinidos además de la posibilidad de definir los parámetros manualmente. Permite realizar balance de blancos y definir la configuración de color para la toma. También permite modificar la sensibilidad ISO de las tomas. Lo cierto es que a pesar de las reducidas dimensiones de las lentes, los resultados son muy buenos.

 

La óptica de la cámara es muy buena para el tamaño que ocupa.

 

Además el autofoco es muy rápido, incluso en condiciones de baja iluminación, aunque como hemos apuntado controlar el enfoque se hace complicado con el botón superior, demasiado pequeño y duro. Las tomas son de una calidad notable, aunque no a la altura de una cámara compacta dedicada. El modo de vídeo es fácilmente activable y ofrece unos resultados muy buenos, pudiendo grabar en resolución VGA a 30 imágenes por segundo. Otra diferencia con una cámara digital compacta es la ausencia de protección para las lentes, algo que se echa en falta sobre todo para un dispositivo que deberá convivir en el bolsillo con monedas y llaves. En el objetivo se puede sacar sin embargo un práctico soporte que permite colocar el teléfono inclinado para visualizar vídeos o navegar por Internet.

 

El GPS

 

En el interior del N96 se ha incorporado un receptor GPS en su interior que permite estar localizados y utilizar programas de posicionamiento y de rutas. En las pruebas al teléfono le costaba conectar con los satélites más de tres minutos en entornos urbanos. Sin embargo dispone de la posibilidad de activar un modo asistido que permite una localización más rápida utilizando la red de repetidores de telefonía móvil, el A-GPS. Activar esta posibilidad significa consumo de tráfico de datos. En cualquier caso y una vez en marcha, el teléfono se ha mostrado preciso y bastante rápido de respuestas. Para sacar partido a las funciones del GPS se ha incorporado el programa Nokia Maps, que permite el cálculo de rutas y la visualización de imágenes de satélite superpuestas a los mapas. Hay que tener en cuenta, también en este caso, que el funcionamiento depende de una conexión de datos, ya que los mapas se descargan de Internet. En cualquier caso el sistema es compatible con software de terceras partes, y dada la gran capacidad de almacenamiento del N96 instalar un programa de localización con sus mapas correspondientes no presenta dificultades.

 

 

El reproductor multimedia

 

A pesar de que no desentona en las funciones anteriores, donde realmente sobresale el N96, a nuestro juicio, es en la reproducción multimedia. La pantalla de gran calidad, las teclas dedicadas para la reproducción, la gran capacidad de almacenamiento y el software incorporado contribuyen a que la reproducción multimedia sea de excelente calidad. El software para reproducción musical permite clasificar la biblioteca musical por artista, álbum, género y compositor además de permitir la realización de listas de reproducción personalizada. Para la reproducción de vídeo podemos utilizar tanto el software de Nokia como el reproductor de Real Player. En cuanto a los formatos multimedia la compatibilidad es muy amplia, incluyendo MP3 y ACC para el audio y MP4, 3GGP y Real Player para el vídeo. El software de reproducción de vídeo de Nokia no dispone de demasiadas opciones y resulta más completo el de Real. 

 

 

 

El teléfono también incorpora un sintonizador de televisión digital DVB-H que permite recibir televisión digital en zonas de cobertura de este sistema. A pesar de figurar Madrid como una de las zonas del mundo con cobertura, no conseguimos descargar guías de programas ni visualizar la programación. El teléfono también dispone de radio RDS y Visual Radio, para la que es necesaria una conexión de datos. Gracias a la conexión Bluetooth v2.0 con A2DP podremos conectar auriculares inalámbricos para utilizar el reproductor multimedia.

 

Conexiones e Internet

 

Otro apartado sobresaliente es el de conectividad, con Bluetooth 2.0, WiFi 802.11g (compatible UPnP), conexón 3G con HSDPA es difícil quedarse desconectado. Gracias a las herramientas del sistema Symbian, la conexión WiFi se realiza de forma sencilla, aunque encontramos algunas dificultades con redes con poca intensidad de señal. Por otro lado, muchas de las aplicaciones del N96 se encuentran relacionadas con Internet. Desde la posibilidad de compartir fotografías directamente, descargar vídeo streaming o Mapas hasta la navegación web, la mayoría del software del N96 gira entorno a la conexión a la red. También podemos adquirir música directamente desde el terminal siempre que estemos conectados a Internet. El navegador web es el mismo que otros modelos Symbian 3 de Nokia. A pesar de la generosa pantalla normalmente tendremos que hacer uso del zoom para visualizar correctamente las páginas web.

 

 

El teléfono

 

Como teléfono el N96 es todo un Nokia, con buena cobertura y sonido de conversación. El manejo de los menús es excelente, a la altura de otros modelos basados en Symbian. En esta versión la gestión de las tareas ha mejorado y es más sencillo acceder a los programas que tengamos abiertos. También es posible utilizar otros modos de visualización rotativos. En cuanto al software, se incorpora una función de geotagging, que permite asociar la posición GPS con la fotografía que hemos realizado. Las utilidades son las clásicas en los modelos Symbian, con un excelente organizador y una potente gestión de los contactos.

 

 

Lamentablemente el software de edición de documentos de ofimática es de pago, así como los juegos de la plataforma N-Gage de los que podemos descargar una versión de demostración. El funcionamiento del teléfono es bueno, aunque el procesador del N96 es un potente ARM 9 a 264 MHz, se queda algo corto en ocasiones y se nota en el tiempo de respuesta de ciertas aplicaciones, como el navegador Web. La elección de este modelo en vez del ARM 11 a 332 que incorporan otros modelos de Nokia responde a la necesidad de limitar el consumo de energía en un dispositivo con prestaciones que ponen a prueba la capacidad de las baterías.

 

 

Precisamente esta capacidad es algo justa para la potencia del teléfono. La autonomía que anuncia el fabricante se ve seriamente disminuida si utilizamos cualquiera de las funciones avanzadas. Si visualizamos películas en MPEG4, utilizamos el GPS y navegamos por Internet durante cierto tiempo, la batería es posible que no llegue a durar dos días. 

 

 

Conclusiones

 

Después de convivir con el N96 tanto en el laboratorio como fuera de él, se nos presentan dos preguntas que nos pueden servir para orientarnos si estamos pensando en adquirir el terminal. ¿Hay una forma mejor de llevar siempre encima una cámara digital, un GPS, un reproductor multimedia, conexión a Internet y un teléfono? Por otro lado ¿Necesitamos llevar siempre encima todos esos dispositivos? Creemos que la respuesta a la primera pregunta en el caso del N96 es… difícilmente. El N96 es un terminal sobresaliente, sería complicado realizar una mejor integración de tantos elementos en un solo dispositivo, salvo por algunos detalles. El tamaño del teléfono y la autonomía algo justa no dejan de ser peajes obligados y difíciles de evitar con tantas funciones a nuestra disposición. La respuesta a la segunda pregunta la dejamos a cada uno.

 

No nos resistimos a comentar una última cosa: si hay algo que echamos de menos en el terminal, inmersos como estamos en la “new wave” de los smartphones al rebufo del iPhone es una pantalla táctil. Sobre todo al utilizar ciertas funciones como el teléfono, los dedos parecen irse solos a la pantalla para seleccionar las funciones. Finalmente no nos queda más que confesar que a medida que nos hemos acostumbrado a tener el N96 a nuestro alcance, para nosotros la respuesta a la segunda pregunta que hemos apuntado se ha decantado cada vez más hacia el… sí.

 

  • Share This