Tarjeta ATI Radeon HD 4830

Tarjeta ATI Radeon HD 4830
30 de octubre, 2008

A medida que una tecnología gráfica madura, se multiplican los modelos de tarjetas basados en ella y, por ende, empiezan a complicarse las cosas a la hora de elegir una tarjeta de vídeo. Siglas, números y nomenclaturas extrañas aparecen serigrafiadas en las cajas de los productos o en los catálogos de las tiendas sin que haya demasiadas pistas que ayuden a ordenarlas por rendimiento. De todos modos, como contrapartida y ventaja, se tiene la oportunidad de encontrar auténticas obras de arte en lo que a relación calidad/precio/rendimiento se refiere. Y el modelo ATI Radeon 4830 apunta en esta dirección.

 

Con un precio en torno a los 120 euros en el momento del lanzamiento, y posibles reducciones en pocas semanas que la acerquen a los 100 euros dependiendo de las políticas de cada fabricante, el atractivo de esta tarjeta aumenta considerablemente, sin más que tener en cuenta que apenas se diferencia de sus hermanas mayores en cuanto al número de procesadores stream al cargo de la generación de los píxeles y de los efectos cinemáticos que se aplican sobre ellos en cada juego.

La tarjeta se instala ocupando sólo una ranura.

 

Una tarjeta sensata

 

Además de su precio, comedido y muy razonable, esta tarjeta gráfica cuenta con la tecnología AVIVO para acelerar y procesar convenientemente las películas en alta definición que se reproduzcan en el ordenador. Es preciso que el software encargado de reproducir los contenidos multimedia sea compatible con la aceleración de vídeo, como es el caso de Windows Media Player, Cyberlink PowerDVD o Intervideo WinDVD. De este modo, la potencia en los juegos deja de ser el único argumento para la adquisición de una tarjeta de vídeo de gama media, cobrando cada vez mayor importancia el aspecto del ocio multimedia.

 

El software permite configurar el dispositivo según nuestras necesidades.

 

De todos modos, en juegos ofrece unos resultados muy buenos, teniendo en cuenta que se trata de un modelo con parte de sus unidades de procesamiento stream deshabilitadas respecto a sus tarjetas hermanas mayores como la HD 4870 o la Radeon HD 4850. Desde luego que la HD4830 “puede” con la mayoría de los juegos actuales sin problemas, incluyendo los más recientes cargados de efectos gráficos impactantes basados en DirectX 10, pero habrá que ajustar tanto la resolución máxima como el nivel de detalle para conseguir una tasa de frames desahogada.

 

 

En las pruebas realizadas con títulos como Crysis con los parámetros de calidad al máximo, las tasas de frames difícilmente superan los 30 fps a pesar de que en las pruebas se usó un procesador de cuatro núcleos a 3 GHz. En otros como Enemy Territory: Quake Wars, la tasa de frames obtenida fue superior a los 70, incluso a resoluciones elevadas. Otros títulos que marcaron un antes y un después como Far Cry no suponen ningún problema para esta tarjeta ni siquiera a resoluciones tan elevadas como 1.920 x 1.200 puntos. En Far Cry 2, por el contrario, el resultado no es tan optimista. Es muy bueno, desde luego, pero no permite una experiencia fluida de juego y en las partes donde haya mucho nivel de detalle la acción se ralentiza notablemente.

 

 

 

En conjunto se tiene una tarjeta equilibrada, que por el precio que tiene ofrece un rendimiento notable y la posibilidad de jugar con todo, aunque con los títulos DirectX 10 más recientes haya que ajustar parámetros de calidad y/o resolución de pantalla.

 

Ideal para configuraciones CrossFire

 

De todos modos, gran parte del encanto de una tarjeta como ésta radica en la posibilidad de ampliar la potencia gráfica sin más que añadir otra tarjeta de ATI compatible con CrossFire sobre una placa base que soporte esta tecnología. El diseño es muy poco intrusivo, ocupando una única ranura y con un único conector de 6 pines estándar.

 

Ajustando las opciones es posible jugar a casi cualquier título actual.

 

El ruido,en  general, es reducido y la temperatura raramente pasará de los 72ºC con una ventilación adecuada de la caja. Eso sí, se trata de una tarjeta larga que necesita de un espacio amplio en la caja donde se monte para que no tropiece con las unidades de almacenamiento. En cualquier caso, para modelos de tarjetas Radeon HD 4830 con un ventilador que no ocupe dos ranuras, las configuraciones CrossFire serán muy recomendables para los más “jugones”. Si lo que interesa es la parte de aceleración multimedia, con una única tarjeta gráfica será suficiente.

 

AVIVO

 

La tecnología de AMD/ATI para la aceleración de contenidos multimedia se denomina AVIVO y es la responsable de las descodificación de los archivos en alta definición como H.264 o VC-1. En realidad no hay demasiado nuevo que contar sobre ello en esta tarjeta, salvo comentar que funciona igual de bien que con el resto de tarjetas de la familia Radeon HD4800. Para una tarjeta como esta, el procesamiento de una o dos fuentes de vídeo en alta definición no es una tarea complicada, y además optimiza el vídeo en pantalla para eliminar problemas relacionados con el entrelazado o las tasas de frames con las que están codificados los vídeos.

 

La parte referente a la aceleración en la codificación de archivos multimedia usando PowerDirector 7 en teoría es real, aunque de momento no tenemos la versión de este software apropiada para ello, pero será un análisis interesante en el futuro.

Conclusiones

 

En resumidas cuentas, una opción muy recomendable para casi todos los usuarios, exceptuando quizás a los más exigentes con los videojuegos. Una relaciona calidad/precio excelente y potencia más que suficiente para disfrutar del vídeo en alta definición en nuestro ordenador.

 

  • Share This