El gusano Morris cumple 20 años

El gusano Morris cumple 20 años
2 de noviembre, 2008

Fue el primer ataque informático de la historia, y disparó las alarmas sobre los peligros que podían extenderse a través de Internet. El gusano creado por un joven Robert T. Morris, que obviamente no se imaginaba su impacto. 20 años después el gusano Morris sigue siendo considerado como uno de los ciberataques más importantes de toda la historia, ya que vislumbró los riesgos de seguridad que existían al conectarnos a la red.

 

Nada volvería a ser lo mismo tras aquel 2 de noviembre de 1988 en el que un joven estudiante de Cornell University, Robert Tappan Morris, ejecutó el código de su gusano desde el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT). Por aquel entonces, como explica Eric Allman, “aquello fue muy importante“. Allman fue el creador de Sendmail en 1981, y hoy sigue siendo el Chief Science Officer de la empresa que se creó a partir de aquella aplicación de correo electrónico.

 

 

La mayor implicación del gusano Morris fue que Internet era por entonces muy pequeña… y se la consideraba un sitio amigable, casi como un club de reunión. Aquel ataque dejó claro que había gente dentro del club que no tenía en mente nada bueno… Dejó claro que debíamos pensar en la seguridad de los sistemas“.

 

 

Hoy en día Morris es un respetado profesor asociado del departamento de informática del MIT, pero su “logro” no fue visto con buenos ojos en aquel momento, y con razón: el gusano desactivó el 10% de todas las máquinas que estaban conectadas a Internet en aquella época, que se considera que eran unas 60.000.

 

 

 

El gusano era un programa que se auto-replicaba y explotaba vulnerabilidades muy populares en aquella época incluyendo las que presentaban Sendmail o Finger, una pequeña utilidad que mostraba los usuarios que se habían logado en la red en cierto momento determinado. El gusano atacaba a sistemas Sun 3 y Digital VAX que corrían BSD Unix 4, y de hecho provocó un verdadero caos en aquel momento, incluso en el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, donde sencillamente desconectaron todas las máquinas para prevenir la infección.

 

  • Share This