¿Por qué odiamos a Microsoft?

¿Por qué odiamos a Microsoft?
2 de noviembre, 2008

Semir Zeki, profesor de la Universidad de College de Londres, ha investigado cuál es la razón por la que las personas tenemos sentimientos enfrentados (de odio y amor) sin justificación aparente alguna. A pesar de que el amor y el odio se oponen entre ellos, lo cierto es que los mismos circuitos nerviosos del cerebro humano son los responsables de ambas emociones. Esto, aplicado al tradicional enfrentamiento entre Apple y Microsoft, nos da una explicación científica de por qué muchas personas no soportan los productos de la gente de Bill Gates pero sin embargo se enamoran de los de Apple nada más verlos, y viceversa. Y la explicación deja muy mal parado a los fansboys de ambas empresas: el amor no tiene razones, pero en el odio sabemos justificarlo perfectamente.

 

Zeki afirma que “el amor romántico convierte a una persona en menos crítica y le anula su capacidad de juicio, sin embargo, el odio require de un esfuerzo consciente para producirse“. Esta afirmación podría resumirse en que el amor es ciego y que el odio utiliza GPS, vamos, que sabe guiarse por los recovecos de nuestra mente buscando razones para que podamos explicarlo y sentirnos justificados.

 

 

Cuantas más razones encuentra un fanboy de Apple para odiar a Microsoft, más intensa siente esa emoción, lo que le sirve para reafirmarse en ella y que se cierre el círculo vicioso de su animadversión hacia todo lo que huela a Windows. Pero que no cante victoria la gente de Steve Jobs, este sentimiento se vuelve en su contra sin hablamos del odio hacia Apple por parte de los defensores de Microsoft.

 

 

Lo que está claro es que es sencillo explicar por qué no te gusta Apple o Microsoft, pero si intentas dar razones de lo contrario, es decir, del motivo por el que cada vez que presentan un producto nuevo estas dos empresas estás deseando tenerlo, la cosa se complica más. Semir Zeki ha acabado con años de discusión entre los maqueros y los defensores de Windows más recalcitrantes, es decir, aquellos que sólo ven lo positivo de su marca preferida y nunca encuentra nada bueno en la otra. ¡Chicos, es la naturaleza humana, no perdáis más tiempo en absurdas discusiones, el amor es visceral y el odio lo razonamos, nunca convenceréis al otro!

 

  • Share This