HP TouchSmart iQ500.es

HP TouchSmart iQ500.es
4 de noviembre, 2008

Siguiendo la estela de Apple con su iMac, algunos de los grandes fabricantes del mundo PC han lanzado productos de sobremesa "todo en uno". Este tipo de máquinas se sitúan entre los portátiles más grandes y los ordenadores convencionales ofreciendo una solución intermedia, con un diseño innovador y sencillos de instalar .

El HP TouchSmart iQ500 es uno de los mejores exponentes de este nuevo nicho de mercado. Lo hemos probado durante varios días y le hemos realizado nuestra batería de pruebas habituales. En el siguiente artículo os comentamos nuestras impresiones.

Diseño, conectividad y prestaciones

El HP Touchsmart iQ500.es es una máquina diferente. Lo primero que salta a la vista es lo cuidado de su embalaje (en la línea de los productos Apple). El proceso de instalación se reduce a conectar el cable de alimentación, sacar el teclado y el ratón (inalámbricos, por Bluetooth) y pulsar el botón de encendido en el lateral. Un sobresaliente para HP en este punto.

Un diseño esbelto y elegante.

El equipo se mantiene en pie gracias a tres apoyos. Uno trasero que hay que desplegar (podemos ajustarlo hasta los 90º) y dos pequeñas patas delanteras translúcidas. Es una solución estéticamente excepcional porque da la sensación que el equipo "levita" y podemos ocultar el teclado bajo el espacio que deja pero no nos ha gustado la sensación de fragilidad que produce (si bien es cierto que no está diseñado para moverse mucho hubiéramos preferido un sistema más sólido).

La parte frontal está casi totalmente ocupada por la impresionante pantalla táctil de 22 pulgadas. Debajo de esta veremos el sistema de sonido estéreo junto a un pequeño botón que activa la interfaz TouchSmart, de la que posteriormente hablaremos en detalle.

Las patas transparentes aportan ligereza al conjunto.

Los laterales del equipo están muy cuidados y no tiene rejillas de ventilación ni salientes de ningún tipo. Los controles de brillo y volumen son grandes y pueden ajustarse "al tacto", sin tener que mirarlos. Veremos pocas conexiones pero las apariencias engañan porque HP las ha "escondido" bajo una tapa en el lateral.

La mayoría de las conexiones se encuentran bajo una tapa en la parte trasera.

En ese panel de conexiones oculto encontraremos tres puertos USB 2.0, una salida de audio y las entradas de antena tanto analógica como digital. De nuevo es una solución en pos de la estética pero a poco que queramos aprovechar el equipo nos veremos obligados a mantenerla abierta. Hubiera sido interesante que estuviera perforada para poder pasar los cables directamente.

Los controles laterales son grandes y fáciles de accionar.

En el apartado de conectividad no echaremos nada de menos. Soporte para redes WiFi 802.11 b/g/n (con una cobertura excepcional) y Bluetooth 2.0 con EDR. La tarjeta de red Ethernet admite hasta 1000 megabits por segundo. Como es habitual desde hace un tiempo en otros equipos, el de HP no incorpora módem para líneas RTC convencionales.

El procesador elegido por HP es un Intel Core 2 T5850 con una frecuencia de reloj de 2,16 GHz. Esto, junto a la generosa cantidad de memoria (4 Gbytes de RAM DDR2) hacen que tanto Windows Vista (la versión que lleva es la Home Premium de 64 bits) como la mayoría de aplicaciones funcionen de forma ágil y rápida.

La capacidad de disco duro, 500 Gigabytes , sí que nos parece algo escasa, sobre todo teniendo en cuenta la dificultad de ampliación posterior de estas soluciones "todo en uno" y la naturaleza puramente multimedia del producto. De todas formas no supone mucho problema teniendo en cuenta el precio tan económico que han alcanzado los discos externos (recomendamos encarecidamente aprovechar el puerto FireWire para tal fin).

El TouchSmart luce diseño por los cuatro costados.

Para finalizar con el apartado de componentes nos centraremos en los gráficos. La GeForce 9300M GS HD con 256 Mbytes de memoria dedicada es una tarjeta típica de equipos portátiles y su rendimiento deja bastante que desear, sobre todo a la hora de ejecutar videojuegos. En nuestra opinión HP debería integrar en futuros modelos una gráfica bastante más potente (existen muchas y muy buenas opciones tanto de ATI como de NVIDIA). Como veremos posteriormente en las pruebas es uno de los pocos aspectos flojos del equipo.

Merece la pena destacar el aparatado multimedia del equipo. Además de la excelente calidad de la pantalla que hemos ido resaltando a lo largo del análisis el HP TouchSmart iQ500.es cuenta con un sistema de sonido potente y de calidad. Visualizar una película en alta definición o ver la televisión (con la posibilidad de grabar, avanzar, retroceder…) es una gozada y además podemos controlar todas las funciones desde el mando a distancia. Es un equipo perfecto, por ejemplo, para sustituir al PC y al televisor de una habitación o como centro multimedia para toda la familia en el salón.


¿Cómo funciona TouchSmart?

Lo visto hasta ahora es un equipo con muy buen diseño, bastante potente y que ofrece una solución integrada fácil de instalar. Pero la verdadera innovación de este modelo viene cuando descrubirmos sus posibilidades táctiles.

La interfaz tácti supone una experiencia sorprendente y divertida.

Desde luego los primeros instantes jugando con la interfaz táctil del HP son impresionantes. Hasta hace no mucho tiempo era un sueño poder interactuar con un ordenador de esta forma. A cualquiera que le mostremos las posibilidades táctiles quedará asombrado.

La interfaz táctil está en todo momento funcionando sobre el sistema, en un segundo plano, pero con diferentes posibilidades según la aplicación que estemos ejecutando. Así, podremos desplazar ventanas con el dedo, ampliarlas o reducirlas, abrir una carpeta con una doble pulsación … Si hacemos clic en un recuadro que aparece en los laterales de la pantalla (normalmente oculto, a no ser que acerquemos el puntero) activaremos un teclado virtual en el que podemos escribir con pulsaciones, o bien una pizarra donde escribir o dibujar notas.

Donde realmente sacaremos partido a la función táctil es en una aplicación desarrollada por HP que podemos arrancar desde el escritorio o pulsando un botón de acceso directo en el frontal del ordenador. El software es un reproductor de medios orientado al control con los dedos. Podemos ver películas, pasar fotos, reproducir música,… todo con una interfaz espectacular. Notamos alguna ralentización de vez en cuando (casi siempre cuando tenemos varias aplicaciones corriendo a la vez) pero en general funciona muy bien.

Llegados a este punto no hay duda del esfuerzo por HP de integrar el control táctil (que, insistimos, funciona muy bien y de forma precisa) con el ordenador pero ¿hasta que punto es útil y práctico?. Aunque es probable que en nuestros primeros momentos con el TouchSmart nos entusiasme esta función a la larga no nos parece demasiado práctico.

Para empezar la ergonomia de un dispositivo de sobremesa dista mucho de la un smartphone o un Tablet PC por ejemplo. La impresionante pantalla de 22 pulgadas invita a colocarnos un poco más lejos de lo habitual del monitor pero, por contra, necesitamos estar más o menos cerca para aprovechar la funcionalidad táctil.

El otro punto en contra es la integración con el resto de software. Los programas que utilizamos habitualmente no están preparados para aprovechar un panel táctil. Aunque podemos hacerlo no tiene mucho sentido escribir un mail con un teclado virtual si tenemos uno físico a menos de 40 centímetros, o interactuar con las paletas de Photoshop , por poner otro ejemplo, a golpe de dedo. Puede que con la llegada de Windows 7 y sus funciones multitouch lleguemos a aprovechar más estas pantallas (Apple también puede tener mucho que decir en este punto), pero a día de hoy nos parece que está más cerca de la curiosidad y el divertimento que de aportar una productividad real al usuario. No obstante, no podemos más que aplaudir a HP por la innovación y la buena implementación de la característica sobre Windows Vista.

Nuestras pruebas

El HP TouchSmart IQ500.es pasó por nuestro banco de pruebas habitual. PCMark Vantage y 2005, para medir el rendimiento general, 3DMark centrado en el rendimiento gráfico. Además, dado la tipología del equipo, nos ha parecido interesante medir el nivel de ruido en difentes situaciones.


A tenor de los resultados podemos deducir que el ordenador tiene potencia más que suficiente para las tareas más habituales, ofimática, Internet, trabajo con aplicaciones de video, retoque fotográfico, pero se queda bastante corto en cuanto a rendimiento para juegos. Además de no ser una gráfica muy poderosa la 9300 M GS lo pasa aún peor cuando tratamos de poner juegos novedosos a la impresionante resolución nativa del monitor.

El nivel de ruido es razonable en casi todos los casos. Quizás el disco duro "rasca" algo más de lo que esperábamos en un equipo de estas características pero supondrá demasiado problema para la mayoría de usuarios.

En general el rendimiento del equipo es muy satisfactorio (la gran cantidad de memoria y el potente procesador tienen mucho que ver en ello) y constituye una solución muy versátil, capaz de acometer con soltura casi cualquier tarea.

Conclusiones

HP está siendo muy valiente con su gama TouchSmart. Ofrece un producto de calidad, equiparable a las mejores ordenadores de sobremesa integrados y además aporta el plus del control táctil. Tanto el diseño del equipo como la calidad de los materiales son excelentes.

Solo podemos ponerle dos inconvenientes a este equipo. Por un lado la tarjeta gráfica, que no está a la altura del resto de configuración. Por otra hubiéramos deseado un mayor aprovechamiento de los controles táctiles. Por supuesto este último punto no es solo responsabilidad de HP (que como hemos comentado ha hecho un gran trabajo con su software propietario) sino de los desarrolladores y del sistema operativo. Si con el tiempo el software acompaña estamos seguro que la interfaz táctil puede aportar valor añadido a muchas soluciones informáticas.

El precio de 1.399 euros nos parece muy interesante, teniendo en cuenta la pantalla de 22 pulgadas y lo integrado del equipo. Sin duda una opción muy recomendable para consumidores en busca de la sencillez, de un equipo "todo incluido" con el que disfrutar de la informática sin problemas.

  • Share This