Mountain Media PC

Mountain Media PC
6 de noviembre, 2008

Con la pujanza de los ordenadores portátiles cada vez se venden menos ordenadores de sobremesa. Algunas marcas intentan ofrecer productos diferenciadores en forma de soluciones integradas pero no debemos descartar tan pronto a los sobremesa clásicos. Quizás ahora es el mejor momento para hacerse con uno por la excelente relación calidad precio y prestaciones que han alcanzado en los últimos meses.

Si no necesitamos portabilidad podemos acceder a equipos muy potentes por poco dinero. El Mountain Media que analizamos es un excelente ejemplo de ello: potencia y calidad a raudales por poco más de novecientos euros. Veamos en profundidad qué nos ofrece.

Mucho más que un conjunto de piezas

En el mercado hay cientos de marcas que ensamblan ordenadores, y aunque la potencia y el rendimiento están determinados en gran medida por la calidad de los componentes, esto no es lo único que debemos valorar en la compra de un ordenador "clónico". Aspectos como una caja de calidad, un montaje correcto, un buen sistema de refrigeración o un un nivel de ruido ajustado son sumamente importantes a la hora de determinar la idoneidad del producto final.

La caja es de calidad, pero no nos convence la estética.

El Montain Media viene montado en un chasis Arctic Cooling con las dimensiones habituales de este tipo de cajas. Encontraremos 7 bahías de ampliación en total (algunas ya ocupadas por componentes) , toda una garantía a la hora de afrontar futuras ampliaciones. El diseño es un tanto soso aunque los materiales son de calidad y nos gusta la parte inferior que separa el equipo del suelo unos centímetros y mejora la ventilación.

De la refrigeración se encargan tres ventiladores: uno de 12 centímetros para la fuente de alimentación y dos de 8 centímetros que de extraer el aire caliente de la caja. Son de calidad, en funcionamiento muy silenciosos y realmente cuesta hacerlos girar a un régimen elevado por el gran trabajo de disipación pasiva (gráfica, fuente y disco duro) que ha hecho el ensamblador.

Abriendo la tapa frontal encontraremos dos bahías de 5,25 (una de ellas ocupada por la regrabadora) y otras dos de 3,5 (en este caso ambas libres). El sistema de apertura es muy sólido. En la parte inferior veremos los botones de encendido y reset, además de dos puertos USB 2.0 y uno FireWire (opcional).

Una de las ventajas de los sobremesa es la cantidad de puertos disponibles.

En cara trasera (perforada para mejorar la aireación) veremos el impresionante surtido de puertos. Nada menos que siete USB 2.0 (aunque con poco espacio entre ellos), dos FireWire, salidas de audio tanto analógica como digital y el puerto Ethernet.

Para acceder al interior hay que retirar dos tornillos (no hacen falta herramientas).

El acceso a al interior del chasis es muy sencillo. Basta retirar dos tornillos y deslizar una tapa lateral. Nos ha gustado mucho la buena distribución de componentes. Se nota que Mountain ha puesto cuidado en detalles como el disipador junto a los discos duros, las bridas para conducir el cableado o la lógica disposición de los componentes aprovechando al máximo el espacio. Como se puede ver en la imagen la NVIDIA GeForce 9600 GT de Asus ocupa dos ranuras por el aparatoso sistema de refrigeración que incorpora.

Los sistemas de disipación pasiva ayuda a evitar problemas de temperatura.

El ordenador está montado sobre una placa Asus P5E con el contrastado chipset de Intel X38 (toda una garantía de estabilidad para el sistema). El procesador Quad Core Q9300 funciona a 2,5 GHz, una potencia perfectamente complementada con 4 Gbytes de RAM DDR2 y una gráfica NVIDIA GeForce 9600GT ensamblada también por Asus. El apartado de almacenamiento se ha solucionado con dos discos duros de 250 Gbytes configurados en RAID 0. En términos generales, más que correcta en este rango de precios.

.

Detalle del montaje de los discos duros, que auna dispación y asilamiento de ruidos.

Comentar también un detalle. Mountain incluye la documentación, un pequeño manual y los cables y conectores en una caja con una presentación excelente, poco habitual en este tipo de equipos y que muchos usuarios agradecerán.

En el banco de pruebas

En el Laboratorio teníamos mucho interés en comprobar si las buenas sensaciones que nos producía el Montain se reflejaban luego en los test. Como siempre pasamos nuestra habitual batería de pruebas con el software de Futuremark y la suite SiSoft Sandra. Además ha estado funcionando como ordenador "base" en el laboratorio técnico durante unos días sin presentar problema alguno a pesar de las cargas de trabajo a las que ha sido sometido.

Los resultados son muy satisfactorios. El equipo cumple con creces en cualquier tarea y su completa configuración nos permitirá disfrutar de el un largo tiempo sin preocuparnos de actualizarlo. Únicamente los más exigentes con los videojuegos echaran de menos una solución gráfica algo más potente aunque podemos pedirla al comprar el equipo (por 50 euros más tenemos una 9800GT) o bien ampliarla posteriormente incluso a un montaje dual sin problemas.

Conclusiones

El Mountain Media PC es una propuesta con una relación calidad precio excepcional. Por 810 euros (IVA no incluido) obtenemos una configuración muy completa, un ensamblaje profesional y dos años de garantía in-situ.

Además de por sus prestaciones nos ha gustado el buen nivel de acabados y montaje, las posibilidades de ampliacion que ofrece y el bajo nivel de ruido. En la parte negativa la falta de una tarjeta de sonido dedicada y quizás una fuente de alimentación más potente con vistas a poder instalar gráficas de alto rendimiento.

Por último, destacar las completas opciones de configuración que ofrece la web de Mountain. A partir de este equipo base podemos seleccionar variadas opciones de ampliación y, por poco más, tener una solución muy potente y totalmente adaptada al uso final que le vayamos a dar.

  • Share This