Impresora láser OKI C710

Impresora láser OKI C710
17 de noviembre, 2008

Aunque el mundo de la tecnología siempre está en continua evolución esta no es constante. Cada cierto tiempo una innovación revoluciona lo conocido y vuelve a ampliar los horizontes ofreciendo posibilidades nunca vistas hasta el momento.

 

OKI ha invertido mucho tiempo, dinero y esfuerzo en el desarrollo de su tecnología de impresión LED y su nueva serie impresoras láser conforman una completa gama de soluciones para todo tipo de usuarios.

 

La OKI C710 que ha pasado por nuestro laboratorio es un modelo muy compacto, especialmente pensada para pymes, pequeñas oficinas o usuarios con elevadas necesidades de impresión (hasta 100.000 páginas al mes) que trabajan en casa.

 

Robustez y eficacia, señas de identidad de OKI.

 

 

Diseño profesional

 

Las máquinas de OKI siempre se han caracterizado por ofrecer diseño robusto, con pocas concesiones estéticas pero muy resistente y funcional. Está impresora no es una excepción.

 

En primer lugar llama la atención su tamaño, mucho menor que otras soluciones de su categoría. Se ha optado por un material plástico de alta calidad, en color gris claro. Los ingenieros han conseguido un diseño con pocas rejillas de ventilación pero sin problemas de calentamiento. En el frontal veremos un LCD monocromo y las teclas de control que sirven para controlar toda la configuración de impresión sin necesidad de PC. En todo momento indica la carga de los tóners y nos avisa, en perfecto castellano, si hay algún problema y las posibles soluciones.

 

La bandeja de alimentación principal tiene una capacidad de 530 hojas de 80 gramos. Nos ha gustado mucho el sistema de raíles y el chasis de la misma por su construcción excepcional que permiten un uso intensivo sin los problemas de otras soluciones con plásticos poco resistentes. También cuenta con una bandeja secundaria perfecta para imprimir fotografías, cartelería o tarjetas de visita, y todo tipo de  documentos en los que no nos interese que la tracción de papel lo acabe doblando. La salida del papel está a la misma altura obteniendo resultados propios de imprenta sin dobleces y aceptando materiales de gramajes hasta 220 gramos.

 

Desde el frontal tenemos acceso al sistema de tracción.

 

 

El acceso al sistema de tracción es sumamente importante en estos aparatos. OKI lo ha resuelto de forma excecional. Encontraremos una puerta frontal (integrada con la bandeja) y otra posterior. Ambas permiten solventar cualquier problema en cuestión de segundos.

 

 

 

Otra de las claves para la satisfacción del usuario a largo plazo son los cambios de tóner. En la C710 basta apretar un botón para que se abra suavemente la carcasa superior. Veremos los LED (su mantenimiento se reduce a pasarles un paño seco de vez en cuando) y los tóners, encajados en un sistema de anclaje excepcionalmente fácil de usar. De nuevo no tenemos más que alabar el gran trabajo de OKI en este aspecto.

 

 

 

La tecnología LED de OKI

 

Una de las ventajas que dotan de valor añadido a esta solución es la tecnología propietaria y patentada por OKI de impresión láser por LED.

 

Las impresión láser se basa en una fuente luminosa que incide sobre un tambor fotosensible, creando una carga electromagnética que definen un patrón donde se depositan las partículas del tóner dando lugar a la impresión.  El origen de esta fuente luminosa en las impresoras OKI es un cabezal digital LED. Un único diodo provisto de cientos de haces luminosos que pasan por un conjunto de lentes abarcando todo el ancho del tambor. Las ventajas frente a soluciones basadas en un rayo láser que tiene que recorrer el tambor de forma precisa son varias:

 

En primer lugar la mejor calidad en la impresión, por el aumento en la precisión usando LED. Un rayo láser necesita un delicado conjunto de lentes que dirigen la fuente de luz única a través del tambor mientras gira, haciendo necesarias complejas correcciones de trayectoria (el láser tarda más en llegar a los lados que al centro) en milésimas de segundo. La velocidad de impresión también se ve beneficiada al no ser necesario ningún movimiento de barrido (el led cubre todo el ancho del tambor). Los cabezales LED de OKI alcanzan tamaños de punto de 34mm, mejorando la definición y legibilidad del texto impreso de una forma apreciable.

 

La otra gran ventaja es la fiabilidad. El mantenimiento de estas máquinas es prácticamente cero. OKI garantiza de por vida los cabezales LED y al no tener partes móviles el riesgo de avería de este componente clave (y caro) se reduce de forma considerable.

 

Un software que aporta valor

 

Quizás la parte a la que menos atención se le presta a la hora de analizar una impresora de este tipo es el software incluido. Para OKI es una parte importante del producto final y lo ha demostrado incluyendo una serie de programas que mejoran la experiencia del usuario y permiten, de forma fácil e intuitiva, aprovechar al máximo la máquina sin desembolsar un euro de más.

 

 

 

Template Manager es un software con cientos de plantillas listas para imprimir. Tenemos tanto material promocional como de soporte: etiquetas, carteles y banners (admite un ancho de A4 y largos de hasta 1100 mm), tarjetas de visita o caratulas para CD. Es sumamente sencillo de utilizar y los resultados son estupendos. Además la marca ofrece papel especial para banners o tarjetas que nos permitirán realizar estos trabajos por nosotros mismos en lugar de acudir a una imprenta.

 

El lugar natural de este tipo de máquinas es la empresa. Con Print Control los administradores tienen toda la información de seguimiento sobre la máquina. Podremos restringir el acceso a ciertos usuarios, limitar el número de impresiones por secciones u obtener una lista completa de todo lo que se ha impreso durante el periodo indicado. Si tenemos la impresora junto a otras en red (da igual la marca) PrintSuperVision nos permitirá controlarlas al milímetro, mediante una interfaz web sencilla pero potente.

 

Nuestras pruebas

 

La OKI C710 ha sido nuestra impresora de laboratorio durante casi un mes. Hemos hecho un uso real de la misma imprimiendo todo tipo de documentos y ya os adelantamos que el comportamiento ha sido excepcional.

 

 

La impresión de documentos (tanto texto plano como gráficos) es realmente rápida (en torno a 19 páginas por minuto, aunque tarda entre 8 y 11 segundos  en terminar la primera) y tenemos que destacar la definición del texto, mucho mejor que en otras máquinas láser que hemos probado (se nota sobre todo cuanto más pequeño es el tamaño de la fuente). Como suele pasar con el resto de impresoras la calidad mejora si el papel que utilizamos es de buen gramaje, sobre todo si nuestros trabajos tienen muchas imágenes.

 

Con las fotografías el comportamiento es correcto (hasta 1.200 x 600 dpi), no comparable a otras soluciones especializadas, pero interesante para una oficina. Diseñar folletos, invitaciones, tarjetas, pancartas, anuncios a todo color es un juego de niños con esta máquina gracias también al software incluido y a los consumibles que pone OKI a nuestra disposición.

 

El único aspecto que podemos achacar al trabajo de la OKI C710 es el ruido que produce (por otra parte similar al de otras impresoras de este tipo que hemos probado). Lo normal (y lo aconsejable) es conectarla por red algo alejada de los puestos de trabajo, minimizando el problema.

 

 

 

Conclusiones

 

La OKI C710 es , hasta el momento, la mejor impresora láser que ha pasado por nuestro laboratorio. La compañía ha conseguido ir más allá con la tecnología LED y ha conseguido una máquina potente, rápida y con un mantenimiento mínimo.

 

El precio de 926 euros (con IVA incluido) la aleja del usuario doméstico pero supone una cifra competitiva para las empresas, oficinas o autónomos con grandes necesidades de impresión. Sin duda una máquina sobresaliente que recomendamos.

 

  • Share This