US Army desarrollará videojuegos

US Army desarrollará videojuegos
24 de noviembre, 2008

El ejército de los Estados Unidos va a crear una unidad especializada en el desarrollo de videojuegos que contará con un presupuesto de 50 millones de dólares durante cinco años para que se encargue de diseñar sistemas de entrenamiento que preparen a los soldados para el combate.

Gary Stephens, responsable del grupo de entrenamiento táctico para tierra y aire dentro del proyecto de simuladores de entrenamiento e instrumentación (Project Executive Office – Simulation Training and Instrumentation; PEO-STRI), confirmó que los 50 millones de dólares han sido aprobados para el programa de "juegos de entrenamiento" que comenzará en 2010. Stephens cree que "el ejército se lo ha tomado en serio" y a pesar de que la industria de los videojuegos ha movido miles de millones de dólares en los últimos años, empleando a miles de desarrolladores y fuerza de venta,el PEO-STRI se siente capaz de sacarles ventaja, aunque deja claro que nunca serán un competidor para la industria de videojuegos comerciales, ya que no pondrán sus desarrollos a la venta.

Además de los 50 millones de dólares mencionados, esta unidad de juegos del ejército de los Estados Unidos cuenta ha contado con un presupuesto que ha invertido en conocer e investigar qué es lo que se está haciendo en el campo de los simuladores militares en los títulos que van al usuario final. El ejército estadounidense ya utiliza un videojuego comercial en primera persona llamado DARWARS Ambush para entrenar a sus soldados. Desde 2006, PEO-STRI ha distribuido más de 3.000 copias del juego entre la infantería, la fuerza aérea, la marina, los guardacostas y los marines, confirma Stephens.

DARWARS Ambush fue modificado por DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency) para entrenar soldados desde un ordenador personal. Se centra en enseñar a los militares cómo reaccionar ante emboscadas y ataques con bombas a efectivos militares. Sin embargo, el juego está basado en tecnología de videojuegos del siglo XX y sólo pueden participar en él un limitado número de soldados. El ejército de los Estados Unidos necesita que los escenarios de batallas simuladas puedan ir modificándose durante el juego y que se incorporen a él todos los soldados que hagan falta. Por este motivo, ya se trabaja en un nuevo desarrollo que se llamará Game After Ambush y que se adaptará a los nuevos tiempos.

Según el coronel Mark McManigal, las capacidades de gestión del juego y que no exija mucho tiempo de aprendizaje son requisitos imprenscindibles del nuevo simulador. Los instructores deben ser capaces de cambiar el nivel de dificultad y la complejidad del ejercicio que se esté realizando para adecuarlo a la destreza adquirida por cada soldado. Los soldados serán capaces de conducir todo tipo de vehículos, disparar armas virtuales, pilotar aviones y moverse por campos de batalla casi ilimitados. Además, deberán crearse entornos virtuales con las mismas armas y equipamientos que utilizan tanto el ejército de los Estados Unidos como los posibles ejércitos enemigos.

  • Share This