Strands: lifestreaming y más

Nuestra vida on-line hace tiempo que vá más allá de revisar el correo y de hablar por chat. Redes sociales, foros, fotos, música… la oferta ha crecido haciéndose complicado seguir toda nuestra actividad. Strands nos ofrece una solución. Hablamos de un nuevo  servicio de lifestreaming, con novedades interesantes, una interfaz atractiva y compatibilidad con muchos servicios on-line.

 

Con la creciente oferta en servicios sociales a los usuarios se les hace complicado mantener actividad en todos ellos y seguir la de sus amigos. La solución vino en forma, como no podía ser de otra manera, de otros servicios, los llamados “lifestreaming, donde centralizar toda nuestra actividad social. FriendFeed es el más conocido, por ser el primero, pero la oferta crece cada día.

 

Una alternativa interesante la encontramos en la propuesta que analizamos, Strands, por el momento solamente accesible mediante invitación que podemos pedir en la web del sitio. Los objetivos de Strands son los mismos que tiene FriendFeed: poder añadir todas nuestras cuentas de servicios como Twitter, Facebook, Flickr… a Strands, teniendo una URL única que muestra de forma actualizada lo que vamos publicando en los diferentes servicios sociales.

La interfaz de Strands es sencilla pero atractiva e intuitiva.

 

 

Algo más que lifestreaming

 

Una vez registrados y configuradas todas las cuentas que deseemos (soporta un buen número de servicios on-line además de fuentes RSS), el siguiente paso lógico es empezar a conseguir amigos, que podemos introducir a mano, buscar o importar. De esta forma comienza un proceso de recibir y enviar infomación y contenidos de diferentes fuentes, pero dentro del mismo servicio.

 

El gran problema de este tipo de sitios es el tremendo ruido que se genera, convirtiéndose fácilmente en una maraña de información complicada de asimilar. Para solucionar esto Strands añade un panel en la parte izquierda del sitio que nos permite filtrar de forma rápida y simple la información para disminuir ese ruido. Por ejemplo, podemos ver solamente las anotaciones de nuestros amigos en las que hablen de vídeos o eventos, blogs, cine, música, etc. No se quedan aquí, además cuando nos suscribimos a alguien, podemos escoger entre leer todo lo que publique en cualquier campo (música, video, libros, etc.) o solamente lo que más nos interese.

 

 

 

La aplicación está localizada al castellano, entre otros idiomas.

 

En general, el uso del programa es muy intuitivo y poco a poco iremos descubriendo sus posibilidades. Funciona muy fluido, sin cargas o esperas en todo momento. La organización basada en pestañas nos permite ir de un apartado a otro con un clic, y las posibilidades de personalización nos permitirán adaptar Strands a nuestro gusto en unos minutos.

 

 

 

Otro de los añadidos que de seguro darán estupendos resultados es la opción que tenemos de votar cualquier contenido de forma positiva o negativa, tanto propio como de nuestros amigos. También se pueden hacer comentarios, guardar determinado mensaje o compartirlo.

 

Como vamos viendo Strands no se nutre solamente del contenido puramente social, si no que lo aderezan con factores que pretenden crear comunidad: comentarios, votos y compartir contenido de otros. La parte de compartir está ampliada con un botón que nos permite mandar recomendaciones a los que no siguen, desde vídeos hasta canciones pasando por artículos de un blog.

 

 

 

En la parte de pegas solamente encontramos una. No tenemos ninguna forma de poder embeber nuestra cuenta y su actividad en sitios externos a Strands (para el sidebar de nuestro blog por ejemplo), opción que sí tiene FriendFeed y que suponemos añadirán con el tiempo. Sería sumamente interesante que incorporaran la opción poder actualizar el contenido de los sitios sociales desde el mismo Strands, sin tener que acceder a cada aplicación por separado.

 

Conclusiones

 

Después de consumir FriendFeed desde sus inicios y probar durante unos días Strands, este último gana en funcionalidad, usabilidad, opciones y valor al primero. Queda ver cómo responde la comunidad cuando liberen completamente el servicio; tienen por delante la ardua tarea de conseguir que muchos migren de FriendFeed a algo nuevo, cosa siempre extremadamente costosa (aunque no sería la primera vez que ocurre) ya que el que antes empieza, antes fideliza usuarios.

 

  • Share This