Soporte DirectX10 en la CPU

Soporte DirectX10 en la CPU
2 de diciembre, 2008

Un documento de Microsoft ha revelado que una de las futuras características de Windows 7 será el soporte de DirectX 10 por parte de la CPU. Puede que no parezca que tiene demasiado sentido, pero será un avance interesante, ya que entre otras cosas aquellos usuarios que no disponen de una gráfica demasiado potente podrán al menos disfrutar de todas las posibilidades de Aero a través de su CPU, que será capaz de gestionarlo.

El informe de MSDN nos señala la existencia de la llamada tecnología WARP (Windows Advanced Rasterization Platform), un sistema que permitirá ejecutar código DirectX10 y DirectX 10.1 no sólo a través de las GPUs compatibles, sino a través de las CPUs convencionales que utilizamos en el día a día. Muchos os preguntaréis qué podemos conseguir con ello, sobre todo teniendo en cuenta que los procesadores gráficos son muchísimo más potentes que los de propósito general y están teóricamente destinados a este tipo de tareas.

Pues bien, la idea es la de que cualquier usuario con una CPU decente pueda disfrutar al máximo de la interfaz visual Aero o de otras aplicaciones que hagan un uso limitado de las funciones de DirectX 10. Como sabéis, Windows Vista tiene como requisito el uso de una tarjeta gráfica compatible con DX10 para poder activar la interfaz visual y todas sus ventajas, lo que provocó cierta polémica durante el lanzamiento. Ahora todas las gráficas integran dicho soporte, pero en aquel momento tener que cambiar de gráfica sólo para poder acceder a Aero en toda su extensión (y por supuesto, a los juegos) era algo que provocó muchas críticas.

En el documento de Microsoft se indica que WARP 10 soportará todas las características de Direct 3D 10 y 10.1, incluido anti-aliasing 8x, filtrado anisotrópico y los distintos formatos de texturas. En las primeras pruebas que han realizado con esta tecnología ha demostrado que el rendimiento de un Penryn quad-core a 3,0 GHz es interesante: 5,69 fps en las pruebas de Crysis a 800×600 y todas las preferencias de detalle al mínimo, mientras que una NVIDIA 8800 GTS logra por ejemplo 84,80 fps. Es obvio que esta tecnología no servirá para jugar, pero sí será un apoyo importante para los usuarios con una gráfica incompatible con DX10 (o aquellos con un chip gráfico integrado, mucho más limitado) de modo que puedan acceder al menos al escritorio de Windows 7 (que incluirá DirectX 11, como ya sabemos) sin problemas.

  • Share This