¿Televisores más caros en 2009?

¿Televisores más caros en 2009?
16 de diciembre, 2008

La situación de las divisas y el aumento de los costes de producción en China junto con la reciente carrera al descuento en todas las marcas pueden producir para el 2009 un considerable aumento de precio en los televisores. Sony ya ha anunciado que en enero podría subir los precios entre un 11 y un 30 por ciento, mientras que otros fabricantes como Samsung, Panasonic o Toshiba también anuncian que será difícil mantenerlos.

 

Las circunstancias parecen conjurarse para que los precios de los televisores de pantalla plana, en caída libre los últimos años, toquen fondo en estas fiestas. Para empezar las divisas occidentales están perdiendo fuelle frente al Yuan chino, pero además los costes de producción en los países asiáticos están creciendo. Otro factor es que las condiciones de producción en China están cambiando, nuevas leyes laborales que otorgan mayores protecciones a los trabajadores están incrementando los costes de la mano de obra. Todo esto hace que fabricar un televisor sea ahora más caro que hace meses.

 

El efecto de este incremento de costes aún no se ha dejado sentir porque los fabricantes siguen teniendo los almacenes repletos, pero se prevé que la campaña navideña de buena cuenta de las existencias. Cuando se vacíen los almacenes los precios de los televisores subirán al parecer de forma inevitable. Sony ya ha anunciado posibles incrementos de precio entre un 11 y un 30 por ciento en sus televisores. Otros fabricantes como Samsung, Toshiba o Panasonic también empiezan a reconocer con timidez que es posible que los precios suban.

 

 

Algunos analistas planteaban la posibilidad de que algunos fabricantes estuvieran dispuestos a absorber parte de esta subida para no perjudicar las ventas. Una drástica subida de precios en el escenario económico actual podría afectar muy negativamente en las cifras de ventas. Hay que tener en cuenta que la venta de televisores está siendo el motor del crecimiento en el mercado de la electrónica de consumo, y que la implantación de modelos de alta definición aún está a medias en todo el mundo. Otros expertos más escépticos ven estos anuncios como maniobras de márketing para que las empresas se deshagan de un stock que cada vez les cuesta más dinero almacenar.

 

¿Es el momento pues de comprar un televisor?

 

Lo que es evidente es que los precios no pueden bajar mucho más a corto plazo y que los avances tecnológicos, por lo menos en lo que afecta a la calidad y definición de la imagen, no van a producirse a corto plazo. A la espera de la implantación de una nueva tecnología de visualización como OLED y teniendo en cuenta que los precios si no suben como mucho se van a estabilizar, no es mala idea aprovechar las ofertas actuales para modelos de alta definición, si es que hemos decidido la compra.

 

 

  • Share This