Linux fracasa en los netbooks

Linux fracasa en los netbooks
19 de diciembre, 2008

Si hace unos meses un directivo de MSI confirmaba que las ventas de netbooks con Linux no iban nada bien, ayer se sumaron otros dos grandes. Acer y Toshiba aseguran que el 90% de sus ventas de netbooks llevan XP. ¿Por qué los usuarios siguen prefiriendo un sistema operativo con tantos años en el mercado? ¿Qué necesita Linux para ganarse la confianza de los consumidores?

Los números no engañan. Más del 90% de los Acer Aspire One (uno de los netbooks con más éxito comercial) y del Satellite NB100 (una propuesta de Toshiba enfocada al mercado corporativo que pronto analizaremos en el laboratorio) que se venden llevan instalado Windows XP. Los porcentajes de devolución de equipos con alguna distribución de Linux son muy superiores a los que llevan el sistema operativo de Microsoft.

Dell ha confirmado que la distribución entre XP y Linux en su mercado de netbooks es similar al del mundo PC y ASUS (pionera en vender un netbook con Linux) cambia sus prioridades de desarrollo para satisfacer a una demanda que no esta dispuesta a renunciar a su sistema habitual. Incluso sugieren que el boom inicial de Linux fue debido a que los primeros modelos apenas podían ejecutar con soltura XP. En cuanto el hardware ha evolucionado, los fabricantes ofrecen aquello a lo que los usuarios están más acostumbrados.

Todo apunta a que los próximos netbooks llevarán hardware suficiente para ejecutar Windows Vista, e incluso estarán preparados para el futuro Windows 7. ¿Nos alejamos del concepto netbook para satisfacer al mercado? Parecía que el mercado de los netbooks era un escenario perfecto para que Linux se hiciera un hueco entre los usuarios finales pero, de momento, todo apunta a que la mayoría sigue prefiriendo "lo malo conocido".

  • Share This