Más e-books, pero lentamente

Más e-books, pero lentamente
22 de diciembre, 2008

Cuando hablamos del éxito o fracaso de los libros electrónicos la verdad es que debemos fijarnos en lo que sucede en los Estados Unidos, ya que si lo hacemos pensando en el mercado español, todavía esta tan "verde" que prácticamente no hay nada que evaluar. Sin embargo, en USA, el éxito del lector Kindle de Amazon y el empeño de Google en todo lo relacionado con los libros on-line hace que las ventas (todavía escasas) de los e-books empiecen a aparecer en los balances empresariales de las principales editoriales del país. Todavía aportan poco a los ingresos globales, pero cada año que pase se espera que este porcentaje crezca un poco, llegando a superar a los libros tradicionales en el 2018. Cuesta creerlo, pero cosas más raras se han visto.

Ana María Allesi, editora para Harper Media de HarperCollins, dice que el dinero generado por los e-books ha representado menos del 1% del total de los ingresos de su división en el pasado año fiscal cerrado el 31 de julio de 2008, aunque esta aportación se duplicará e incluso superará ligeramente el 2% para el siguiente periodo fiscal, en el que ya llevan metidos cinco meses. Como se puede observar, la contribución de los libros electrónicos es mínima y como mucho se espera que en 2013 ascienda hasta el 5% o el 6%, todavía muy poco si además lo comparamos con que los audiolibros en Harper Media representan el 9% de las ventas totales.

No son cifras espectaculares, pero en estos tiempos de crisis es importante que la gráfica de ventas vaya siempre para arriba, aunque sea lentamente. Además, un reciente informe de PricewaterhouseCoopers estima que las ventas de libros electrónicos alcanzarán los 9.600 millones de dólares anuales, pero en ningún caso pasarán a las de los libros tradicionales hasta 2018. La verdad es que hacer una predicción a 10 años vista es un poco arriesgado, pero lo importante es que la mayoría de los editores creen que la aceptación de los lectores de libros electrónicos, así como los documentos on-line a los que se accederá desde ordenadores (portátiles o sobremesa) o dispositivos que hagan uso de la tinta electrónica es imparable.

Ana María Allesi piensa que los consumidores quieren e-books, pero no hace falta reinventar la rueda y lo que hay que hacer es "parar de hablar de los libros y comenzar a hablar de los autores". Si al final los usuarios se deciden por un formato u otro, la editoriales deberán dirigirse a lo que demande el mercado y ofrecer lo que de ellas se espera: buenos libros escritos por autores consagrados o noveles. Sin embargo, se piensa que el precio de los lectores de libros electrónicos es una cuestión clave para su éxito. Si hablamos de un lector como el Kindle de Amazon, es importante que haya bajado de la barrera de los 400 dólares, pero el salto cuantitativo de lectores se producirá cuando hablemos de dispositivos que se muevan en un rango de precios de 100 dólares. Además, es necesario que se desarrollen aplicaciones para que desde nuestro portátil o teléfono móvil podamos leer libros electrónicos cómodamente.

  • Share This