Canon Pixma MP630

Canon Pixma MP630
26 de diciembre, 2008

Un todo en un uno compacto y de diseño que resuelve todas las necesidades de un usuario final que busque además prestaciones fotográficas. La calidad de impresión, sobre todo si se usa el papel especial Premium, es espectacular. A destacar la suite de software incluida que permite sacarle todo el jugo a las funciones del dispositivo y la facilidad de uso a traves de su rueda central. También nos ha gustado su silencio.

Estamos ante una de las familias de producto más galardonadas de Canon, la serie Pixma de dispositivos multifunción destinados al usuario final. Una línea de productos que destacan ante todo por su diseño, elegante y compacto, y sus prestaciones. Si hace unos meses analizamos, con resultados muy gratos, la Pixma MP 970, ahora volvemos a la carga con un modelo de gama media de este mismo fabricante japonés.

La Pixma MP630 viene bien protegida en una caja que incluye todo lo necesario para ponerse a trabajar en cuestión de minutos: los cables de alimentación y USB, el software, los cartuchos,. La unidad probada incluía incluso unas muestras de papel "premium" fotográfico, imprescindible si queremos obtener acabado profesional con nuestras fotografías, y un adaptador para imprimir nuestros DVDs y CDs, algo muy útil y que pocos fabricantes ofrecen de serie.

Como ya hemos comentado, este modelo que se posiciona en la gama media por precio (no llega a 200 euros en las principales tiendas) tiene unas prestaciones muy serias, sobre todo para su reducido tamaño: velocidad de impresión de hasta 24 páginas minuto (nosotros hemos contabilizado diez imprimiendo texto), calidad fotográfica con resolución de hasta 9.600 x 2.400 puntos, escáner de calidad, copiadora… El tamaño es una de sus cualidades, ya que el periférico con todas las bandejas cerradas no ocupa más de un maletín un poco grueso. De hecho, este modelo -que sustituye a la Pixma MP 630- reduce en un 20 % el espacio y el peso (cerca de 9 kilos) frente a su antecesora.

Pero este reducido tamaño no merma prestaciones. Cuenta con dos entradas de alimentación de papel. La trasera para folios normales y la delantera para formatos especiales: sobres, papel fotografía, etc. La salida de impresión es por delante también. Otro punto a destacar a favor de esta Pixma MP630 en el terreno de la ergonomía es el silencio. Pocas multifunción a las que nos hemos enfrentado son tan discretas..

Como la mayoría de la nueva hornada de multifuncionales, incluye de serie un multilector de tarjetas para alimentarse de forma autónoma, sin necesidad del ordenador. También se puede enchufar directamente una cámara de fotos a través del puerto PictBridge.

Un sistema de control de primera

Punto y aparte en este dispositivo es su sistema de control. Gracias a una pantalla de 6,2 cm de alta definición en color y una ruedecita central (siguiendo el modelo iPod) desde donde se gestionan todas las funciones, podemos prescindir si queremos del uso del PC para disfrutar de la mayoría de las posibilidades de la Pixma MP 630. Así, utilizando el lector de tarjetas podemos seleccionar la foto elegida, cuadrarla, realizar algunos retoques básicos e imprimirla sin tener que encender el ordenador.

La navegación por los menús, que por supuesto están en español, es muy intuitiva. Podemos seleccionar la función elegida (copia, escaneo), la salida deseada (papel, fichero, mail…) y el formato y adelante.

La importancia de la tinta

El principal secreto de cualquier impresora de inyección radica en la tinta y en el formato de cartuchos. Cada vez que los cambiamos estrenamos impresora. Este modelo cuenta con cinco cartuchos de tinta independientes que, además de garantizar la calidad de impresión con el sello de fotográfica nos permite una mayor optimización de la gestión de la tinta. Los pigmentos de color están separados por los colores básicos (magenta, cyan y amarillo) a los que añaden un negro especial para texto y otro que consigue un mejor resultado en fotografías. Merece la pena destacar el sistema de gestión de los cartuchos que nos avisa mediante leds si alguno está ya caduco.

Cada uno de los cartuchos de la familia 520 y 521 tiene un coste aproximado de unos diez euros y da para unas 400 impresiones, dependiendo del tipo de impresión. Obviamente, no es lo mismo fotografías que documentos de texto. El cambio de los cartuchos es muy simple e intuitivo.

A través de un sistema de leds luminosos, la máquina nos informa de que todo esta en orden. En el caso de que un cartucho esté desgastándose -o mal instalado- se enciende una luz de otro color.

Lo que no ha mejorado frente a su antecesora es la velocidad de impresión. La Canon Pixma MP630, a pesar que en especificaciones afirma llegar a las 24 páginas por minuto, no pasa de la decena de impresiones. Eso sí, imprime casi a la misma velocidad páginas en color o blanco y negro.

Un software de lo más completo

Aunque la impresora se reconoce automáticamente tanto en entornos Windows como Mac OS X, es altamente recomendable instalar el software incluido, la suite Navigator EX, para sacarle todo el jugo al multifunción. Por ejemplo, el escáner que puede convertir directamente a pdf aún sin tener Acrobat instalado. O la capacidad para producir etiquetas de DVD, hacer álbunes de fotos, o imprimir fotografías en alta calidad.

El software, totalmente en castellano, es altamente intuittivo y permite realizar todas las funciones sin ser un experto. Incluye además utilidades de retoque fotográfico, el principal uso de este modelo.

En definitiva, estamos ante un modelo que no defraudará a ningún usuario doméstico que quiera disponer de la última tecnología de impresión a un precio muy competitivo. Además, dada la popularidad de la familia Pixma, existe toda una serie de complementos a precios muy competitivos para sacarle todo el rendimiento al multifunción: papel premium, kits de tatuajes, felicitaciones, etc. Sin duda una de las mejores opciones de la oferta actual cuyo único pero es quizá la velocidad de impresión. Pero si lo que buscamos es calidad y nos enfrentamos a pocos volúmenes de trabajo, la Pixma MP 630 es nuestro modelo.

  • Share This