¿Está en riesgo OpenOffice.org?

¿Está en riesgo OpenOffice.org?
27 de diciembre, 2008

¿Es medible el éxito de un proyecto Open Source según las "bajadas" y "subidas" que tenga? ¿Son los encargados de hacer proselitismo de este proyecto tan importantes como los desarrolladores voluntarios? ¿Pueden considerarse los bugs clasificados tan buenos como los bugs arreglados? ¿Es un éxito que OpenOffice.org tenga centenares de bugs clasificados y otros tantos voluntarios gestionando este material? ¿Y disponer de una completa lista de especificaciones actualizadas de cada una de las características de la suite? Éstas y otras preguntas se hace Michael Meeks sobre la situación actual de OpenOffice.org, ya que está muy preocupado por el futuro de esta suite ofimática debido al "descontrol" que se está produciendo en su desarrollo.

Aunque se anime a la gente a seguir bajándose y a usar la suite de aplicaciones OpenOffice.org, esto es sólo uno de los pilares en los que debe apoyarse un proyecto como OpenOffice.org. También es importante que se comuniquen los bugs o que se ayude a la comunidad contestando a las dudas que tienen los usuarios sobre el uso de esta suite ofimática, sin embargo, en un proyecto Open Source lo fundamental es el desarrollo y la mejora de la aplicación. Si esto lo tenemos claro, la pregunta que surge inmediatamente es: ¿qué está haciendo OpenOffice.org para garantizar su pervivencia gracias al trabajo de cientos de desarrolladores de la comunidad de software libre? Contestemos a esta pregunta, empezando por un par de advertencias.

1. Medir el progreso del desarrollo de una aplicación por las lineas de código que están escritas es como medir el progreso en la construcción de un avión por el peso que tenga la aeronave.

2. Trabajar en OpenOffice.org es de una dificultad extrema. Las aportaciones hechas en el código por la comunidad de programadores que apoyan el proyecto y que sirven para ir arreglando fallos no están bien organizadas. Además, el ciclo de implantación del código escrito no está optimizado, se pierde demasiado tiempo.

Y ahora cumplamos con lo prometido y veamos qué podría hacer OpenOffice.org para seguir gozando de buena salud, siempre basándonos en la opinión de Michael Meeks (muy conocido por su aportación a los proyectos OpenOffice.org y GNOME).

1. Acabar con el sistema de contribución en OO.o, ya que actualmente hay tantas etapas en el proceso de validación del código que produce una gran insatisfacción y desmotivación. Esto debería ayudar a atraer a nuevos voluntarios.

2. Distanciarse del proyecto de Sun Microsystems reduciendo el requisito de compartir todos los derechos con esta empresa antes de contribuir con el proyecto. Mejor todavía, compartir la propiedad del código con una fundación sin ánimo de lucro para garantizar la estabilidad y el futuro independiente para el código base.

Lamentablemente, no parece que estas sugerencias vayan a poderse realizar de manera inmediata, algo que preocupa mucho a Michael Meeks ya que piensa que OpenOffice está más necesitado que nunca de que la comunidad de software libre "arrime el hombro".

  • Share This