ATI, siempre contra NVIDIA

ATI, siempre contra NVIDIA
28 de diciembre, 2008

2007 fue un año especialmente dulce para NVIDIA, que vio como productos como su GeForce 8800 GT era el claro triunfador del mercado y superaba claramente a las soluciones de ATI, que con sus Radeon HD 3000 no logró mantener el ritmo.

Sin embargo, todo cambió en 2008: NVIDIA lanzó su nueva generación de gráficas, las famosas GTX 260 y 280, basadas en la GPU GT200, una monstruosa evolución de la reputada G92. NVIDIA se equivocó en su filosofía, puesto que estas tarjetas eran muy caras y muy exigentes en consumo (de hecho, las fuentes de alimentación convencionales no podían con ellas), lo que hizo que generaran muy poco interés.

Y ese fue el momento que aprovechó ATI, ya propiedad de AMD, para lanzar al mercado sus nuevas y exitosas Radeon HD 4000, una familia de gráficas dedicadas que han logrado cubrir muchos más espectros del mercado y que ofrecían un precio mucho más competitivo y unas prestaciones suficientes para la mayoría de los usuarios. En lugar de apostar por gamers y entusiastas, ATI apostó por el gran público y acertó con tarjetas que eran más modestas. No sólo eso: el hecho de poder combinar dos gráficas dedicadas en configuración CrossFire fue la solución para ese sector importante para minoritario, y de nuevo demostraron la validez de las tarjetas con dos GPUs, más aparatosas pero que precisamente solucionaban sin tantas complicaciones el problema que NVIDIA había intentado solventar con sus GTX 260 y GTX 280.

El año se ha cebado especialmente con NVIDIA también en otros apartados: los problemas detectados en parte de sus soluciones gráficas para portátiles fueron más graves de lo que cabía esperar, y la empresa tuvo que dedicar 200 millones (esa era la cifra oficial, pero puede que fueran bastantes más) a tratar de recuperar los chips defectuosos y cambiarlos por unos sin problemas. Las expectativas de mercado no se cumplían, y las previsiones iban cayendo, lo que provocó que las acciones de esta empresa cayeran una tercera parte de su valor en un solo día, una catástrofe que ha dejado maltrecha a una firma que hace un año cotizaba a 30 dólares por acción y que hoy en día lo hace a apenas 9 o 10 dólares por acción.

Contenidos del especial

1. Introducción

2. ATI, siempre contra NVIDIA

3. NVIDIA CUDA vs ATI Stream

4. OpenCL , futuro de GPGPU

5. DirectX 11 y la física

6. Las gráficas de 2009

  • Share This