¿Descargas o streaming?

¿Descargas o streaming?
29 de diciembre, 2008

Un estudio de la consultora Ipsos entre usuarios norteamericanos confirma la evolución positiva del streaming (reproducir contenidos multimedia de forma directa, sin descargarlo previamente) frente a otro tipo de vías. Un 57% de los usuarios mayores de 12 años utilizaron streaming en septiembre de 2008, y parece que a la mayoría no le importa prescindir del soporte físico si el contenido siempre está disponible.

 

Una creencia habitual era que los consumidores preferían las descargas para los contenidos más pesados y el streaming para los de menor tamaño. El limitado ancho de banda hasta hace muy poco era una de las claves de este comportamiento. Cuando mejora la conexión y los consumidores pueden elegir en igualdad de condiciones la mayoría prefiere no almacenar sus contenidos. Además, el perfil de usuarios se reparte de forma más homogénea entre hombres y mujeres (aunque sigue dominado por varones de 18 a 34 años), aspecto muy interesante para anunciantes que quieren llegar a un espectro mayor que con otros sistemas.

 

El estudio de Ipsos revela una tendencia muy interesante sobre los hábitos de compra. Estudiaron el comportamiento de los consumidores con una película y un capítulo suelto de una serie concretos. El precio de estos contenidos en la mayoría de tiendas on-line de descarga se acerca mucho al que tendrían incluyendo el soporte físico (es decir, comprando el DVD). La mayoría de estos usuarios (un 59%) afirma que, a ese precio, prefieren el DVD. Sin embargo cuando el precio era notablemente inferior este interés por el soporte disminuye.

 

En este sentido, Brian Picknes de Ipsos Media CT comentaba ” En EE UU los usuarios se muestran receptivos a los avances que les proporciona Internet. Basta echar un vistazo al éxito de muchas web que ofrecen contenidos. Sin embargo, pensamos que los consumidores necesitan incentivos para valorar las ventajas de un nuevo canal de distribución y ofrecer las películas en descarga a un precio mucho menor que en DVD ayudaría en este sentido”.

 

También analizaron los contenidos visualizados por streaming (libres o pagando) en 30 días, respecto al mismo periodo del año anterior. Mejoran los resultados tanto en series de televisión como en películas. De las respuestas de los usuarios Ipsos obtiene conclusiones como la percepción de muchos consumidores de que sus contenidos siempre estarán disponibles (por ejemplo el último capítulo de nuestra serie favorita) y que son los usuarios con mejores conexiones los que más satisfechos están de los contenidos en streaming.

 

¿Cuánto están dispuestos a pagar los consumidores por un servicio de suscripción mensual? Sin duda la pregunta del millón para empresas como Netflix o Hulu (dos ejemplos de este tipo de servicios). Los estudios de Ipsos sitúan esa cifra de 5 a 10 dólares para ser realmente competitiva. Esperemos que pronto veamos en nuestro país una iniciativa de este tipo, con contenidos localizados al castellano y precios atractivos.

 

  • Share This