Los despidos de las grandes

Los despidos de las grandes
9 de enero, 2009

Lenovo, Microsoft, Dell, TDK, Yahoo!, Sony… son algunas de las firmas que ya han hecho pública su intención de recortar gastos y plantilla para afrontar los tiempos que corren. Y según los expertos, esto acaba de empezar. El sector tecnológico sufre la ralentización de la inversión en herramientas informáticas, la escasez de crédito disponible para financiarlas y la feroz guerra de precios en el mercado de consumo.

Ayer hablábamos de los problemas de Lenovo y su reto de recortar 300 millones de gasto a costa de suprimir 2.500 puestos de trabajo. Hace unos días de los planes de adelgazamiento de Microsot, o los 8.000 empleados que tiene pensado poner en la calle Sony. Es el pan nuestro de cara día en estos tiempos que corren. Reestructuraciones, jubilaciones anticipadas, ahorro de costes son las palabras más utilizadas en los últimos comunicados corporativos. Por otro lado, lo que buscan los ejecutivos es productividad, palabra mágica que en muchos casos se traduce en trabajar más por menos.

Parece que el fin de año no ha sentado nada bien a los financieros que han comenzado 2009 con medidas de choque contra la crsis. Los expertos achacan a la brutal caída del mercado y a la guerra de precios los grandes males del sector tecnológico. En el mercado profesional hay necesidad de comprar tecnología pero no hay créditos y eso hace que se aguante con viejas infraestructuras. Y en consumo, el líneal echa humo pero se factura menos que en 2007.

Las últimas empresas en comunicar oficialmente planes de reestructuración son EMC, Logitech, TDK y Dell, la mayoría líderes en sus respectivos segmentos.Pero ni con esas se salva uno de la crisis. La japonesa TDK afronta, provocado sobre todo por la brutal caída de los soportes de grabación, el cierre de cuatro fábricas en Asia y el despido de 8.000 empleados. Por su parte, Dell quiere trasladar su centro de producción desde Irlanda a Polonia, donde los costes de producción y salariales son más bajos. Un duro palo para Irlanda ya que supondrá el despido de 1.900 trabajadores cualificados. Y es que esa es la otra gran amenaza para países como España: los costes salariales, nada competitivos en el terreno de la producción.

Y esto es lo que hay. Y la tendencia es que vaya a más. Sin llegar al dramatismo del sector automovilístico o de los medios de comunicación, el sector tecnológico está sufriendo en sus carnes y en primer grado la crisis.

  • Share This