Los plasmas podrían desaparecer

Los plasmas podrían desaparecer

Con la nueva normativa de consumo energético que pretende implantar la Unión Europea, los televisores de plasma tendrán dos opciones: bajar su potencia o quitarse del mercado. La tecnología OLED puede suplantar a los televisores de plasma ya que reduce el consumo y pueden ser más delgados y flexibles, aunque todavía los precios y tamaños en los que se mueven los paneles OLED no son competitivos.

 

La normativa de la que hace unos días hablamos de la Unión Europea que pretende reducir el consumo en standby de los dispositivos eléctricos puede ser un problema para los televisores de plasma por su alto consumo.

 

Esta normativa, que previsiblemente entrará en vigor en la primavera, puede traer de cabeza a los fabricantes que, hasta ahora, se frotaban las manos con las ventas que estaban generando. Al entrar en vigor la normativa europea, las empresas tienen dos opciones: investigar para que sus productos generen menos energía o pasarse a la tecnología OLED.

Los televisores OLED tienen varias ventajas, pero la más importante, en este caso, es su ahorro energético debido a que disponen de componentes orgánicos autolumininescentes para prescindir de retroiluminación.

Además, estas pantallas reducen el grosor, son más ligeras y cómodas para el usuario. No obstante, todas estas características repercuten inevitablemente en el precio.

 

Noticias relacionadas

Ahorra en tu factura eléctrica

 

  • Share This