Multimedia, graficos y energía

Multimedia, graficos y energía

Otro de los puntos en los que se ha concentrado el desarrollo del Windows 7 es el de mejorar el uso del ordenador para funciones concretas como la reproducción de contenidos multimedia y el diseñar nuevas funcionalidades que se adaptan al uso moderno de los ordenadores, como la conexión a televisores. Finalmente el ahorro de energía es otro de los puntos importantes, con un ojo puesto a la revolución de los netbook.

Por lo visto hasta ahora, Windows 7 contiene muchas mejoras para que la experiencia de usuario sea más sencilla y agradable, que se tenga la sensación de tener todo a mano y que las tareas más habituales sean sencillas e intuitivas. Además de eso los desarrolladores de Windows han tomado buena nota de la evolución del uso de ordenadores y de los fabricantes de hardware.

Una muestra de esta reflexión por parte de los responsables de Windows 7 son las mejoras realizadas tanto en el Media Player como el Media Center de esta nueva versión de Windows. En lo que respecta al primero se incorpora la beta de la versión 12, que ofrece una interfaz más clara y menos cargada que en la entrega anterior. Ahora se separa la reproducción de medios con la gestión de las librerías. Además mejora la reproducción a través de la red y es compatible con librerías de iTunes además de ofrecer una función muy interesante llamada Play To, que permite que podamos reproducir archivos en otros ordenadores o dispositivos compatibles con la Digital Living Network Alliance v1.5.

Es decir, Windows funciona como una especie de mando a distancia a través de la red. Podemos hacer que la música de nuestro ordenador se reproduzca en otro que esté conectado, por ejemplo, a la cadena de múscia del salón. Una de las características más útiles es que el nuevo Media Player reconoce y es capaz de reproducir gran cantidad de formatos sin necesidad de descargar codecs (con poco éxito en versiones anteriores). Hicimos pruebas con MP3, audio ACC, Xvid y DivX, H.264… En la imagen podemos ver un trailer en formato H.264 y 1080p para cuya reproducción sólo tuvimos que descargarlo y hacer doble clis.

El Media Center también incluido con Windows 7 es una nueva versión, con un rediseño general de iconos y entorno que se puede notar sobre todo en la imagen de "Now Playing" y las librerías de música o las de fotos. En este caso hay nuevos diseños de pases de fotografía. Ahora se incorporan todas las funciones del TV Pack.

La pantalla y la tarjeta gráfica también han sufrido un repaso en Windows 7. En primer lugar se incluye DirectX 11 que ofrece, en línea con el resto de mejoras del nuevo Windows, un mejor aprovechamiento de la tarjeta gráfica. No hemos podido probarlo en juegos, ya que no disponemos de ninguno específico para esta versión ni tarjetas gráficas compatibles.

Sin embargo, el manejo del entorno gráfico Aero en las tarjetas gráficas probadas ha sido siempre fluido. Incluso con varias ventanas sobre el escritorio (hemos llegado a superar las 100 de Internet Explorer con una tarjeta de 512 MBytes y 2 GBytes de RAM de sistema) la velocidad para abrir la última ventana fue la misma que para la primera. A través de la lista de ventanas del icono del Explorer de la barra de tareas, la previsualización ocultando el resto de ventanas ha sido casi instantáneo. Hemos podido seguir trabajando sin tener que sufrir el inquietante parpadeo del disco duro mostrando el funcionamiento de la memoria virtual.

Por el lado del monitor, Windows 7 también ofrece avances, alguno bastante ingenioso. Si alguna vez hemos conectado nuestro ordenador a un televisor de gran tamaño y buena resolución, nos habremos dado cuenta que se hace difícil reconocer los iconos o leer las letras. Tanto unos como otros están perfectamente definidos y los veremos bien si nos acercamos, pero no a cierta distancia. Por otro lado si optamos por reducir la resolución perderemos calidad en otros elementos como imágenes o vídeos. La alternativa es mantener la alta resolución y configurar cada una de las aplicaciones para que aumente el tamaño de la fuente, lo que es muy engorroso.

Windows 7 ofrece la posibilidad de aumentar el tamaño de iconos y texto hasta un 150 por ciento manteniendo sin embargo la resolución y la definición de las letras. Es decir, se mostrarán más grandes pero se aprovechará la resolución de la pantalla. Esto se hace además con unos pocos clics a través de la ventana de cambio de resolución accesible directamente al hacer clic con el botón derecho del escritorio.

Antes

Después aumentado un 150%. La pantalla conserva la resolución.

También se ha mejorado el control de monitores externos y auxiliares a los que podemos acceder de forma mucho más sencilla. Finalmente se ha incorporado un sistema de calibración que permite ajustar la calidad del color del monitor para que coincida con el medio que estamos visualizando. No se trata de una utilidad que pueda sustituir un programa profesional, pero resulta útil para aficionados a la fotografía o la edición.

Otra de las funciones que nos ha impresionado son las utilidades de diagnóstico no sólo de problemas, sino también para mejorar las prestaciones del sistema tanto en rendimiento como en consumo de energía. En el primer caso podemos acceder a una utilidad que repasa las causas más comunes que pueden llevar a una disminución de la velocidad de funcionamiento del ordenador y corrige las que encuentre mal configuradas. La utilidad se llama Performance issues y puede accederse desde el ya mencionado Action Center a través de la opción Troubleshooting.

Para los usuarios de portátiles, por otro lado, la duración de la batería puede convertirse en su principal problema. En este caso podemos utilizar dos sistemas para detectar posibles problemas que estén aumentando el consumo de energía. El primero se accede a través de la línea de comandos tecleando el comando Powercfg -energy que proporcionará un completo informe en formato html que podemos revisar para intentar solucionar por nuestra cuenta los problemas encontrados.

Otra forma es una vez más acudir al apartado Troubleshooting del Action Center y pedir a Windows que explore el sistema para mejorar el consumo de energía. La primera vez que ejecutamos la utilidad con uno de los portátiles de pruebas, detectó problemas de consumo tanto del disco duro como de la terjeta inalámbrica y además bajó el brillo de la pantalla automáticamente. No tuvimos que hacer nada más.

Con esto hemos terminado de dar un repaso general a las nuevas características de Windows 7. Por supuesto "bajo el capó" hay muchos más cambios, como la "reordenación" del núcleo, una gestión de memoria más eficaz y otras medidas que no pueden verse desde el escritorio, pero que contribuyen a que todo funcione. En el próximo apartado veremos si estos cambios se reflejan en un mejor rendimiento y qué conclusiones sacamos de nuestro contacto con Windows 7.

Contenido del especial

1. Test de Windows 7 beta

2. Instalación y primer contacto

3. Windows 7 y los usuarios

4. Multimedia, gráficos y energía

5. Prestaciones y conclusiones

  • Share This