Alu Book II, de Revoltec

Alu Book II, de Revoltec
23 de enero, 2009

Si no nos convencen las soluciones de almacenamiento que ponen los fabricantes a nuestra disposición y queremos ahorrar algo de dinero es sencillo montar nuestro propio disco externo con esta caja de Revoltec. Un diseño que busca parecerse al estilo Apple y con puertos de conexión de todo tipo que lo convierten un dispositivo atractivo y práctico para usuarios que buscan una solución personalizada.

El Alu Book II es una carcasa para discos duros de 3,5 pulgadas que cuenta con conexiones USB 2.0, FireWire y eSATA. Está fabricada en aluminio y plástico cromado (para los bordes) con un diseño que recuerda a los productos Apple con un color blanco perlado, perfiles redondeados y un tacto agradable.

El paquete incluye todo lo que podamos necesitar.

Revoltec incluye todos los accesorios necesarios (menos el disco duro) para poder montar la unidad en unos minutos. En la caja encontraremos la fuente de alimentación, cables USB 2.0, FireWire y un eSATA, junto con el manual y un mini CD con drivers. Nos ha gustado el detalle de la marca al incluir un adaptador para dotar de conexión eSATA a los ordenadores de sobremesa (siempre que nuestra placa base nos ofrezca esta posibilidad). También incluyen la tornillería necesaría para sujetar el disco duro a la caja y una gamuza de limpieza.

Otro detalle interesante si necesitamos gran capacidad de almacenamiento es que las cajas incluyen ranuras superiores donde encajan las patas de goma que sujetan a cada unidad, de tal forma que podemos apilar varias de ellas sin problema alguno, dejando espacio suficiente para una correcta ventilación y sin problemas de vibración. Puede colocarse en posición vertical utilizando el accesorio incluido.

La caja no incluye ventilación mecánica de ningún tipo, ni tampoco rejillas. El aluminio se encarga de disipar el calor generado por el disco duro de una manera eficiente y sobre todo silenciosa.

Los dos puertos FireWire nos permiten conectar discos en serie.

Fácil de montar, fácil de usar

Si tiramos suavemente de la parte posterior del Alu Book II sacaremos el chasis metálico donde se aloja la unidad de disco duro. Basta conectar el disco y atornillarlo con sumo cuidado. La instalación de drivers no es necesaria en sistemas operativos modernos pero si usamos Windows 98 tendremos que instalar el controlador antes de conectar la caja al ordenador.

En nuestras pruebas no tuvimos problemas ni con Mac ni con PC (sistemas operativos Vista, Windows 7 y Ubuntu Linux). La unidad es reconocida al instante y podemos comenzar a utilizarla en segundos.

La velocidad de transferencia dependerá, como es lógico, de la interfaz que elijamos para conectarlo. Si podemos debemos evitar el USB 2.0 (un auténtico cuello de botella) y optaremos por el puerto FireWire (presente en muchos PCs y en casi todos los Mac) o por el cada vez más habitual y rápido, eSATA. No obstante, siempre es recomendable adquirir unidades que tengan puerto USB si pretendemos trasladar datos a otros PCs (casi el 100% de los equipos cuentan con al menos uno). El producto de Revoltec nos ofrece las tres opciones a la vez.

Las diferencias entre USB 2.0 y eSATA son evidentes.

Medimos el rendimiento en nuestro banco de pruebas utilizando un disco Hitachi Deskstar E7K1000 ya analizado en nuestro laboratorio. Alcanzó un promedio de 20,0 MB/s utilizando USB 2.0 y 48,1 MB/s si optamos por eSATA. La caja no se calienta en demasía pero sí se hace patente (aunque no molesto) el ruido del disco duro cuando trabaja (también hay que tener en cuenta que la es una unidad a 7200 rpm).


Conclusiones

Las mayoría de las cajas de este tipo se mueven en una horquilla de precios muy similar así que factores más subjetivos como la apariencia exterior son los que acaban decidiendo la compra de uno u otro.

El producto de Revoltec cumple con casi todo lo que se le puede pedir a un producto de este tipo: construcción sólida, instalación sencilla y todas las posibilidades de conexión. Aunque no nos terminan de convencer los remates en plástico hay que reconocer que el diseño está más cuidado que en otros productos similares.

Sistemas Ibertrónica lo distribuye por 45,90 euros (a los que habrá que sumar el precio del disco duro que elijamos) obtenemos una solución de almacenamiento versátil y económica. Además es ampliable y permite usar interfaces de alta velocidad, sirviendo además de como almacen de datos, como disco de trabajo habitual sin merma de rendimiento.

  • Share This