HP TouchSmart iQ800

HP TouchSmart iQ800
28 de enero, 2009

Hace unos meses HP presentó un ordenador "todo en uno" que causó muy buenas sensaciones, el TouchSmart IQ500.es que analizamos en profundidad en nuestro laboratorio técnico. Tenemos entre manos el HP TouchSmart IQ800, un nuevo modelo que amplía la pantalla hasta unas impresionantes 25,5 pulgadas y corrige alguna laguna de la versión anterior.

Hemos probado el equipo a conciencia durante días y, además de pasar nuestros test de rendimiento habituales y ser uno de los equipos base de nuestro laboratorio, le instalamos la beta de Windows 7 y estudiamos a fondo las posibilidades táctiles de su pantalla con el nuevo sistema operativo de Microsoft.

El diseño es idéntico al del modelo anterior (por las similitudes entre ambos nos referiremos varias veces al mismo a lo largo del artículo), muy compacto y con materiales de alta calidad. A pesar del complejo ensamblaje no veremos holguras ni huecos por ningún sitio, lo que permite hacerse una idea del cuidado de HP con este equipo. Las 25,5 pulgadas de su pantalla amplían sus dimensiones de forma considerable aunque sólo tiene 14 centímetros de profundidad (una vez desplegado), así que podremos colocarlo sin problemas en casi cualquier sitio.

La estructura del equipo tampoco ha variado a pesar del aumento de dimensiones y peso: dos pequeñas patas de plástico transparente soportan el peso del equipo junto al apoyo regulable. El efecto es fantástico pero hay que tener sumo cuidado a la hora de desplazar el equipo, un golpe lateral puede acabar con alguna de ellas (también es cierto que lo haremos en pocas ocasiones).


Un gran ordenador y mucho más

Aunque el HP TouchSmart IQ800 se vende como un ordenador, dista mucho de lo que podemos encontrar en un sobremesa convencional. Sólo necesita el cable de alimentación para funcionar, siendo el teclado (fantástico y extraplano) y el ratón inalámbricos con conectividad Bluetooth. En pocos minutos estaremos navegando por la Web o disfrutando de nuestros contenidos multimedia sin complicacion alguna, como si hubierámos comprado un portátil.

Las ventajas de tenerlo todo integrado son varias: ocupa menos espacio, el diseño es más compacto y estético, la instalación es sumamente sencilla y tenemos un equipo "transportable" sin mucho esfuerzo. El inconveniente más claro son sus posibilidades de ampliación casi nulas.

Las capacidades de este equipo le permiten sustituir, de un plumazo, la mayoría de dispositivos que todo aficionado a la tecnología puede desear: ordenador, televisor de alta definición con TDT, lector de Blu-Ray, etc. Todo en un dispositivo que da gusto enseñar y que puede manejarse a distancia gracias al mando incluido.

La base del nuevo HP TouchSmart IQ800 es un Intel Core 2 Duo T8100, un procesador con potencia más que suficiente para la mayoría de usuarios y 4 Gbytes de memoria RAM (un dato importante porque no podremos ampliarla a posteriori).

La tarjeta gráfica elegida en esta ocasión es una NVIDIA GeForce 9600M GS con 512 Mbytes, bastante mejor que la 9300M GS que criticamos en el anterior modelo pero todavía insuficiente para jugar a los últimos títulos del mercado. Sin embargo, y gracias a la tecnología PureVideo HD que incorpora es extraordinariamente eficaz a la hora de reproducir video en alta definición, acelerando por hardware H.264, WMV/VC-1 y MPEG-4 y descargando al procesador del equipo de este trabajo. Su rendimiento es fantástico con todo tipo de archivos de vídeo.

La capacidad del disco duro es ahora de 640 Gbytes (existe otro modelo superior con 750 Gbytes) algo escasa para un equipo por y para reproducir archivos multimedia. Si tenemos una videoteca extensa nos veremos obligados a adquirir un disco duro externo y al precio que están las unidades internas hubiera sido ideal equipar un ordenador como este con una que alcanzara el terabyte.

Las funcionalidades táctiles del HP TouchSmart siguen presentes y el software ha sido optimizado para mejorar su rendimiento. Ahora los menús se muestran más ágiles y la pantalla responde mejor a nuestros gestos. No obstante, seguimos pensando que no debe ser este el factor que nos lleve a decidirnos por el HP TouchSmart IQ800 a día de hoy, y a falta de lo que nos ofrezca la versión final de Windows 7 , continúa siendo más curioso y divertido que práctico.

El rendimiento del equipo es excelente con todo tipo de aplicaciones ofimáticas. Trabajar, retocar nuestras fotos o navegar por la Web en una pantalla de estas características es algo que merece la pena. Si hablamos de disfrutar de contenido multimedia ocurre exactamente lo mismo: impresionante. Sus puntuaciones en los test son ligeramente superiores al IQ500, sobre todo en todo lo relacionado con el procesado 3D (la nueva gráfica se nota).

Cuando instalamos juegos la cosa cambia. En primer lugar la resolución nativa de 1.900 x 1.200 no es cualquier cosa, así que no nos deja otra opción que reducirla en la mayoría de títulos. Ejecutando juegos no demasiado exigentes no tedremos problemas si ajustamos la configuración pero está claro que el HP TouchSmart IQ800 no es un equipo para jugones.


Conclusiones

HP ha mejorado un equipo que ya era fantástico. Una gráfica mejor, un procesador más rápido y una de las mejores pantallas que podemos encontrar en el mercado hacen del HP TouchSmart IQ800 un equipo espectacular.

El precio sube hasta los 1.899 euros (500 más que su antecesor). Se justifican en cierta medida por el mayor tamaño de la pantalla y la mejora de prestaciones. No es un equipo barato pero si tenemos en cuenta sus peculiaridades y el precio de un monitor de este tamaño (al que habría que sumar el ordenador y perderíamos la integración perfecta que ofrece HP) pensamos que su relación calidad/precio es muy buena.

  • Share This